Lecciones de didactalia

La prosa del siglo XVI

Cancelar GARDAR
  • Gústame 0
  • Visitas 28
  • Comentarios 0
  • Accións

tipo de documento Lecciones

Información do currículo

Nivel: 16-17 años Materia: Lengua Castellana y Literatura
Cancelar GARDAR

Contenidos

La prosa renacentista

Los Libros de caballerías y la Novela sentimental dominan la narrativa española de buena parte del siglo XVI, pero empiezan a aparecer otras formas:

La novela pastoril

Este subgénero comienza en España en íntima asociación con los Libros de caballerías y así Feliciano de Silva incluyó en su Amadís de Grecia (1530) la historia del pastor Darinel que ama a la desdeñosa pastora Silvia, en realidad, hija de Lisuarte de Grecia. El afecto de Silva por el pastor enamorado le llevó a introducir este personaje en su Segunda comedia de Celestina (1534). Otro episodio de este género se encuentra en los Coloquios satíricos (1553) de Torquemada, el séptimo de los cuales es una narración de amor pastoril.

Los siete libros de la Diana

Escrita por el portugués Jorge de Montemayor (¿1520?-1561), es la primera novela pastoril como tal. Aunque estaba dirigida a un público de nobles señores y damas, la obra tuvo un éxito instantáneo y continuó interesando por largo tiempo. En España se hicieron veinte ediciones entre los siglos XVI y XVII, a las que siguieron numerosas imitaciones: una segunda parte, de muy escasa calidad, de Alonso Pérez (1564); otra de Gil Polo, Diana enamorada (Valencia, 1564); La Galatea (Alcalá, 1585) de Cervantes; La Arcadia de Lope de Vega (Madrid, 1598), y así hasta un total de dieciocho novelas antes de 1635. El género se extendió rápidamente por otros países: la Diana fue traducida al francés en 1578, al inglés (con la segunda parte de Alonso Pérez y Diana enamorada) en 1598. Las imitaciones también surgieron pronto.

La obra, que mezcla prosa y verso, cuenta cómo Sireno, hecho desgraciado por el súbito cambio en el corazón de Diana y su matrimonio con otro, se encamina en compañía de un grupo de otros infelices enamorados a la corte de la maga Felicia, famosa por saber curar todas las tristezas. Sireno toma el filtro mágico que le ofrece la maga y olvida su amor hacia Diana, quien, desgraciada en su matrimonio, es la única que queda desconsolada.

Como era habitual en las ficciones pastoriles, se trata ante todo de una discusión prolongada acerca de la naturaleza del verdadero amor y de las variadas pruebas y complicaciones que los enamorados pueden sufrir o crear. En este caso, la actitud de Montemayor resulta muy tradicional: para él el amor es un destino contra el cual es inútil luchar; es una fuerza irracional y hostil a la razón. Casi inevitablemente el amor conlleva sufrimiento, que es bueno porque pone de manifiesto la sensibilidad del enamorado y además le ennoblece. Las coincidencias con los postulados de la poesía amorosa del cancionero y de las novelas sentimentales del siglo XV son evidentes.

Estructura:

  1. Primera parte (libros I-III). Se caracteriza por los siguientes elementos distintivos:
    1. Historia de Sireno-Diana-Silvano.
    2. Cada libro introduce una novelita nueva, cuyas protagonistas son pastoras (Selvagia, Felismena y Belisa) desgraciadas a causa del amor.
    3. Esta parte es lineal y se construye por la suma sucesiva de los personajes que van apareciendo.
  2. Segunda parte (libro IV). Constituye el centro axial de la novela, no hay acción sino que es descriptiva, centrándose en el fabuloso palacio de Felicia. Se da la solución a todos los conflictos amorosos.
  3. Tercer parte (libros V-VII). Posee los siguientes elementos diferenciadores:
    1. No hay una historia en cada libro, sino que se concentran varias en cada uno porque ahora la composición es a base de aventuras paralelas.
    2. Todas las acciones se narran en tercera persona: las historias nuevas que aparecen se cuentan mediante un diálogo en el que participan -al menos- tres personajes.

La Diana enamorada

Compuesta por Gaspar Gil Polo es -además de una de las más bellas obras españolas del XVI tanto por su prosa como por su verso- una continuación de la primera Diana, por lo que prosigue su mismo patrón y retoma algunos de sus personajes.

El relato cuenta cómo Diana, habiéndose enamorado otra vez de Sireno, encuentra a una extraña pastora que, al oírle cantar su amor desgraciado, discute con ella sobre este tema. Alcida, se ofrece a ayudarla a vencer su dolor. Diana confiesa que no desea alivio a costa de arrancar el amor de su corazón y, de todos modos, no cree posible resistírsele. Delio, marido de Diana, aparece y se enamora al instante de Alcida. Al oír que se acerca otro pastor y, reconociendo su voz, Alcida huye perseguida por Delio. El recién llegado, Marcelio, le cuenta a Diana sus infortunios, causados porque Alcida, a quien estaba prometido, se siente traicionada por él hasta el punto de que le huye cuando se acerca.

No se trata solamente de un relato intrincado, sino de una variada colección de "casos de amor":

  1. Diana representa una concepción de amor, complicada por un matrimonio desgraciado que le impide encontrar ninguna solución;
  2. a Alcida, que representa otra concepción muy diferente, un malentendido le aleja de la felicidad;
  3. Delio es arrastrado por una clase de amor semejante al de Diana, pero que no logra subordinar al deber por falta de fuerza moral.

Como en la Diana de Montemayor, todos los personajes principales se encaminan al palacio de Felicia (ahora en tierras valencianas), donde los problemas se resuelven; pero no por arte de magia: todas las soluciones son razonables desde un punto de vista humano, los cambios de sentimientos son preparados con cuidado y resultan creíbles.

Gil Polo tomó todas sus opiniones sobre el amor de Gli Asolani de Bembo, quien enseñaba que el verdadero amor es bueno y razonable y moderado, además de gobernado por la razón. No conoce la perturbación, ya que los sufrimientos tradicionales de los enamorados sólo van asociados al amor sensual. El verdadero amor es siempre sereno.

Además de documento sociológico por las fiestas cortesanas y populares descritas en el libro V, es también una importante fuente de información sobre la vida literaria de Valencia (libro III).

La Galatea

La Galatea es una novela de Miguel de Cervantes publicada en 1585 en Alcalá de Henares con el título de Primera parte de La Galatea, dividida en seis libros.

La Galatea se suele clasificar como "novela pastoril", a lo mejor "género literario entonces en boga". Tal descripción es muy limitada. En efecto sus personajes son pastores, pero es un vehículo para un estudio sicológico del amor, y es éste el propósito de Cervantes al escribirla. La novela empezó probablemente a redactarse cuando Cervantes volvió de su cautiverio en Argel (diciembre de 1580). Tuvo poco éxito en las librerías, sobre todo, si se compara con el enorme de la Diana de Montemayor y el grandísimo de la Diana enamorada de Gil Polo. Cervantes tuvo durante toda su vida un altísimo concepto de su novela y tuvo siempre intención de publicar la segunda parte, pero murió antes de tenerla terminada. La novela se ambienta en algún lugar -entre ideal y real- a orillas del Tajo. Hay una trama principal y varias secundarias. En la principal, Elicio y Erastro son dos pastores enamorados de Galatea, una hermosísima pastora que reúne todas las demás virtudes de las heroínas cervantinas: discreción (es decir, inteligencia y buen juicio), honestidad, bondad. Pero Galatea adora su independencia espiritual y no quiere verse sujeta por el yugo amoroso, así que hará sufrir de desdenes a los dos pastores. Además de hermosos poemas y de interesantes y divertidas novellas intercaladas en el tema principal (como Cervantes haría también más tarde en El Quijote y en su Persiles) encontraremos jugosos duelos dialécticos sobre la naturaleza del amor (LIBRO IV, los pastores Lenio y Tirsi hacen sus respectivas apologías del desamor y del amor), o sobre la psicología amorosa (libro III, Orompo, Marsilo, Crisio y Orfinio discuten , en verso, sobre qué pasión derivada del amor causa más dolor, si los celos, el desdén, la ausencia, o la muerte del ser amado). En el libro VI encontramos el largo Canto de Calíope: la musa de la poesía se aparece a los pastores y esto sirve de disculpa a Cervantes para encajar un extenso canto en el que elogia a todos los ingenios vivos de la poesía española de entonces (nombra y alaba, por ejemplo, a Góngora, Lope de Vega, Alonso de Ercilla, Fray Luis de León, y muchos otros).

Al final del libro, los sucesos de la novela quedan interrumpidos bruscamente: El fin deste amoroso cuento y hipocrita (...) con otras cosas sucedidas a los pastores hasta aquí nombrados, en la segunda parte desta historia se prometen, la cual, si con apacibles voluntades esta primera viene rescibida, tendrá atrevimiento a salir con brevedad a ser vista de los ojos y entendimiento de las gentes. Pero nunca se publicó la varias veces prometida segunda parte. De hecho, durante la quema de libros de caballerías de El Quijote, varias novelas pastoriles acaban también en la hoguera. El sacerdote y el barbero salvan La Galatea y anuncian que muy pronto Cervantes sacará la segunda parte. Pero no hay datos reales de la producción de esta obra, sólo anuncios que no se cumplieron.

La Arcadia

Fue el primer ensayo de Lope de Vega en la novela.

La obra narra el nefasto amor de don Antonio de Toledo, al servicio del cual estuvo Lope en Alba de Tormes hasta 1595. Aunque el libro contiene una gran cantidad de hermosos poemas, su construcción es desordenada, como si Lope fuese incapaz de dominar su material.

Las novelas "realistas"

Junto a las novelas pastoriles, hubo también en el siglo XVI una floreciente tradición de ficción realista en forma de obras inspiradas en mayor o menor medida por La Celestina.

La lozana andaluza

Escrita por Francisco Delicado, narra de forma dialogada la carrera de Aldonza como prostituta y alcahueta en Roma. Que la intención del autor es, en parte, la de divertir resulta evidente dado el carácter del libro, pero también pretende algo más, pues hay un fuerte componente satírico dirigido, sobre todo, contra la Iglesia.

La narración deja entender que transcurre antes del saqueo de Roma en 1527, ya que se insertan unas profecías sobre la destrucción de la urbe como castigo de su corrupción. Probablemente el libro fue acabado en 1524, como declara el autor, y después retocado.

El texto, definido por Delicado como retrato, el más natural que el autor pudo, es -en efecto- un retrato de la Lozana y de la sociedad en que se mueve. Esta "naturalidad" es también perceptible en el lenguaje de la obra, pues Delicado intentó transcribir el habla coloquial de las gentes de una manera directa, sin la intervención de la retórica.

Otros subgéneros

El XVI fue un siglo de experimento para la prosa novelesca.

  1. Uno de ellos fue el Proceso de cartas de amores (¿Toledo?, 1548) de Juan de Segura, primera novela epistolar europea. Se trata una ficción sentimental cuya novedad no reside en su tema sino en la manera de tratarlo. Toda la obra se desarrolla en forma de cartas entre dos enamorados sin nombre, que describen sus sentimientos desde el primer acercamiento del hombre hasta el momento en que la familia de la muchacha se la lleva a un destino desconocido.
  2. Otra de las curiosidades literarias del siglo es El crotalón de "Christophoro Gnophoso", identificado con Cristóbal de Villalón. La obra fue escrita alrededor de 1553. Es un diálogo satírico al estilo de Luciano entre un zapatero y un gallo que ha sido muchos personajes en otras vidas. Esto permite al autor abarcar ampliamente toda clase de hombres y sus condiciones, satirizando las debilidades y locuras humanas. El resultado es un mosaico literario de extraña complejidad, en el que los textos lucianescos se han cristianizado y las obras clásicas e italianas se han acondicionado a una lectura actualizada. La obra describe una cadena de transmisión de saber: si al comienzo de la obra Micilo era un zafio zapatero, cuando concluye es un hombre desengañado, pero que posee una visión del mundo, basada en la libertad y en la dignidad del ser humano.
  3. También atribuido a Villalón es el Viaje de Turquía, diálogo en el cual Juan de Votadiós y Matalascallando interrogan a Pedro de Urdemalas (los tres nombres pertenecen al folklore español) sobre sus aventuras en países extranjeros, en especial acerca de su cautiverio a manos los turcos. Se ofrece, pues, una visión de Turquía como contrapunto de España; es decir, la realidad lejana se proyecta sobre la cercana para dar a conocer la verdadera situación de esta última. Tanto su forma (coloquio), como su atrevimiento crítico y la visión de la sociedad española, indican la filiación erasmista de su autor.
  4. El redescubrimiento de la novela bizantina, muy en especial de Las Etiópicas, de Heliodoro, dio lugar en el siglo XVI a numerosas imitaciones europeas. La primera en español fue la Historia de los amores de Clareo y Florisea y de los trabajos de la sinventura Isea (Venecia, 1552) de Alonso Núñez de Reinoso, relato típico de enamorados separados, aventuras exóticas y extraños cambios de fortuna, que es una adaptación del libro V del Leucipe y Clitofonte de Aquiles Tacio, a través de la versión al vulgar de Ludovico Dolce. Sin embargo, no será hasta principios del siglo XVII cuando el género bizantino dé sus obras más ambiciosas: El peregrino en su patria (1604), de Lope de Vega y Los trabajos de Persiles y Segismunda (1617) de Cervantes.
  5. Una de las características del siglo XVI es el creciente interés por la novella italiana o novela corta. Un magnífico ejemplo español aislado es la anónima Historia del Abencerraje y la hermosa Jarifa, de la que se conocen cuatro versiones: una en la miscelánea en prosa y verso de Antonio de Villegas, Inventario (Medina del Campo, 1565; pero según el privilegio el autor había solicitado licencia en 1551); otra, intercalada en una edición de 1561 de la Diana de Montemayor; una tercera, impresa en Zaragoza (sin fecha) al parecer como un extracto de una crónica; y la cuarta en un manuscrito que se encuentra en Madrid. El relato es sencillo: cuenta cómo el noble moro Abidarráez es hecho prisionero en una emboscada cristiana, lo que le impide asistir a una cita con su amada Jarifa. Conmovido por la situación del moro, su captor, Rodrigo de Narváez, le concede la libertad para que pueda verla. Los enamorados regresan para entregarse voluntariamente a Narváez, que vuelve a mostrar su generosidad liberándoles.

El Lazarillo de Tormes

De autor desconocido y publicada en cuatro ediciones (Burgos, Alcalá, Amberes y Medina del Campo) en 1554, cuenta en forma de autobiografía la historia de Lázaro que, siendo niño, fue entregado por su madre a un ciego para servirle de guía; de cómo pasa de uno a otro hasta que consigue llegar a ser pregonero en Toledo y casarse con la manceba de un arcipreste.

El libro se articula en siete tratados que son en lo fundamental -y al menos en apariencia- la historia de un muchacho que, a pesar de las dificultades, consigue un éxito modesto en la vida. Pero el libro está lejos de ser ingenuo: cuajado de ironías, El Lazarillo es un cuadro realista de la España del XVI y un retrato de cómo un niño en trance de convertirse en hombre es moldeado de forma imperceptible por el ejemplo de los demás. El final de Lázaro es el espejo de su vida entera. En algunos rasgos refleja a su primer amo, en otros la fría hipocresía del segundo, más tarde las obsesiones del escudero y, por último, la despreocupada blasfemia del buldero.

Aunque adopta la forma de una carta noticiosa, género entonces muy cultivado, en el que se relataban "casos" curiosos propios o ajenos, y el protagonista nunca se designa a sí mismo como pícaro, no cabe duda de que el anónimo autor crea el esquema de la novela picaresca:

  1. autobiografía de un desventurado, narrada desde su nacimiento en una familia sin honra, y contada como una sucesión de peripecias que van arruinando su sentido moral;
  2. articulación de la autobiografía mediante el servicio del protagonista a diversos amos, como pretexto para la crítica social;
  3. trayectoria vital que lo conduce a u estado final de deshonor, desde el que evoca su vida.

Estructura de la novela:

  1. Intoducción: vida de Lázaro antes de partir con el ciego.
  2. Primera parte: fase de aprendizaje.
    1. Episodio del ciego.
    2. Episodio del clérigo.
    3. Episodio del escudero.
  3. Segunda parte: "ascenso social".
    1. Episodio del mercedario.
    2. Episodio del buldero.
    3. Episodio del capellán.
  4. El caso: núcleo de la narración en el que confluyen todos los elementos, da motivo al relato y lo cierra.

La impresión de cuatro ediciones en un año indica que el libro conoció un éxito comercial inmediato.

Créditos

Texto

  • wikilleratoCreative Commons License

    Los contenidos de Wikillerato están disponibles bajo una licencia de Creative Commons.
    Pueden utilizarse y redistribuirse libremente siempre que se reconozca su procedencia.

Imagen

  • De Inocencio Medina Vera - (1907-02-09). "La ruta del Lazarillo". Blanco y Negro (823). ISSN 0006-4572., Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=70013293
  • De Jorge de Montemayor BNE - http://bdh-rd.bne.es/viewer.vm?id=0000121901&page=1, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=61310135
  • De Cecilio Pla - Cecilio Pla (1899-03-11). "Creaciones femeninas VIII. La Galatea". Blanco y Negro (410). ISSN 0006-4572., Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=76245441
  • De Anónimo - http://www.spanisharts.com/books/literature/ampliaciones/lazdegrg.htm, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=9802336

Contenidos

La prosa renacentista

Los Libros de caballerías y la Novela sentimental dominan la narrativa española de buena parte del siglo XVI, pero empiezan a aparecer otras formas:

La novela pastoril

Este subgénero comienza en España en íntima asociación con los Libros de caballerías y así Feliciano de Silva incluyó en su Amadís de Grecia (1530) la historia del pastor Darinel que ama a la desdeñosa pastora Silvia, en realidad, hija de Lisuarte de Grecia. El afecto de Silva por el pastor enamorado le llevó a introducir este personaje en su Segunda comedia de Celestina (1534). Otro episodio de este género se encuentra en los Coloquios satíricos (1553) de Torquemada, el séptimo de los cuales es una narración de amor pastoril.

Los siete libros de la Diana

Escrita por el portugués Jorge de Montemayor (¿1520?-1561), es la primera novela pastoril como tal. Aunque estaba dirigida a un público de nobles señores y damas, la obra tuvo un éxito instantáneo y continuó interesando por largo tiempo. En España se hicieron veinte ediciones entre los siglos XVI y XVII, a las que siguieron numerosas imitaciones: una segunda parte, de muy escasa calidad, de Alonso Pérez (1564); otra de Gil Polo, Diana enamorada (Valencia, 1564); La Galatea (Alcalá, 1585) de Cervantes; La Arcadia de Lope de Vega (Madrid, 1598), y así hasta un total de dieciocho novelas antes de 1635. El género se extendió rápidamente por otros países: la Diana fue traducida al francés en 1578, al inglés (con la segunda parte de Alonso Pérez y Diana enamorada) en 1598. Las imitaciones también surgieron pronto.

La obra, que mezcla prosa y verso, cuenta cómo Sireno, hecho desgraciado por el súbito cambio en el corazón de Diana y su matrimonio con otro, se encamina en compañía de un grupo de otros infelices enamorados a la corte de la maga Felicia, famosa por saber curar todas las tristezas. Sireno toma el filtro mágico que le ofrece la maga y olvida su amor hacia Diana, quien, desgraciada en su matrimonio, es la única que queda desconsolada.

Como era habitual en las ficciones pastoriles, se trata ante todo de una discusión prolongada acerca de la naturaleza del verdadero amor y de las variadas pruebas y complicaciones que los enamorados pueden sufrir o crear. En este caso, la actitud de Montemayor resulta muy tradicional: para él el amor es un destino contra el cual es inútil luchar; es una fuerza irracional y hostil a la razón. Casi inevitablemente el amor conlleva sufrimiento, que es bueno porque pone de manifiesto la sensibilidad del enamorado y además le ennoblece. Las coincidencias con los postulados de la poesía amorosa del cancionero y de las novelas sentimentales del siglo XV son evidentes.

Estructura:

  1. Primera parte (libros I-III). Se caracteriza por los siguientes elementos distintivos:
    1. Historia de Sireno-Diana-Silvano.
    2. Cada libro introduce una novelita nueva, cuyas protagonistas son pastoras (Selvagia, Felismena y Belisa) desgraciadas a causa del amor.
    3. Esta parte es lineal y se construye por la suma sucesiva de los personajes que van apareciendo.
  2. Segunda parte (libro IV). Constituye el centro axial de la novela, no hay acción sino que es descriptiva, centrándose en el fabuloso palacio de Felicia. Se da la solución a todos los conflictos amorosos.
  3. Tercer parte (libros V-VII). Posee los siguientes elementos diferenciadores:
    1. No hay una historia en cada libro, sino que se concentran varias en cada uno porque ahora la composición es a base de aventuras paralelas.
    2. Todas las acciones se narran en tercera persona: las historias nuevas que aparecen se cuentan mediante un diálogo en el que participan -al menos- tres personajes.

La Diana enamorada

Compuesta por Gaspar Gil Polo es -además de una de las más bellas obras españolas del XVI tanto por su prosa como por su verso- una continuación de la primera Diana, por lo que prosigue su mismo patrón y retoma algunos de sus personajes.

El relato cuenta cómo Diana, habiéndose enamorado otra vez de Sireno, encuentra a una extraña pastora que, al oírle cantar su amor desgraciado, discute con ella sobre este tema. Alcida, se ofrece a ayudarla a vencer su dolor. Diana confiesa que no desea alivio a costa de arrancar el amor de su corazón y, de todos modos, no cree posible resistírsele. Delio, marido de Diana, aparece y se enamora al instante de Alcida. Al oír que se acerca otro pastor y, reconociendo su voz, Alcida huye perseguida por Delio. El recién llegado, Marcelio, le cuenta a Diana sus infortunios, causados porque Alcida, a quien estaba prometido, se siente traicionada por él hasta el punto de que le huye cuando se acerca.

No se trata solamente de un relato intrincado, sino de una variada colección de "casos de amor":

  1. Diana representa una concepción de amor, complicada por un matrimonio desgraciado que le impide encontrar ninguna solución;
  2. a Alcida, que representa otra concepción muy diferente, un malentendido le aleja de la felicidad;
  3. Delio es arrastrado por una clase de amor semejante al de Diana, pero que no logra subordinar al deber por falta de fuerza moral.

Como en la Diana de Montemayor, todos los personajes principales se encaminan al palacio de Felicia (ahora en tierras valencianas), donde los problemas se resuelven; pero no por arte de magia: todas las soluciones son razonables desde un punto de vista humano, los cambios de sentimientos son preparados con cuidado y resultan creíbles.

Gil Polo tomó todas sus opiniones sobre el amor de Gli Asolani de Bembo, quien enseñaba que el verdadero amor es bueno y razonable y moderado, además de gobernado por la razón. No conoce la perturbación, ya que los sufrimientos tradicionales de los enamorados sólo van asociados al amor sensual. El verdadero amor es siempre sereno.

Además de documento sociológico por las fiestas cortesanas y populares descritas en el libro V, es también una importante fuente de información sobre la vida literaria de Valencia (libro III).

La Galatea

La Galatea es una novela de Miguel de Cervantes publicada en 1585 en Alcalá de Henares con el título de Primera parte de La Galatea, dividida en seis libros.

La Galatea se suele clasificar como "novela pastoril", a lo mejor "género literario entonces en boga". Tal descripción es muy limitada. En efecto sus personajes son pastores, pero es un vehículo para un estudio sicológico del amor, y es éste el propósito de Cervantes al escribirla. La novela empezó probablemente a redactarse cuando Cervantes volvió de su cautiverio en Argel (diciembre de 1580). Tuvo poco éxito en las librerías, sobre todo, si se compara con el enorme de la Diana de Montemayor y el grandísimo de la Diana enamorada de Gil Polo. Cervantes tuvo durante toda su vida un altísimo concepto de su novela y tuvo siempre intención de publicar la segunda parte, pero murió antes de tenerla terminada. La novela se ambienta en algún lugar -entre ideal y real- a orillas del Tajo. Hay una trama principal y varias secundarias. En la principal, Elicio y Erastro son dos pastores enamorados de Galatea, una hermosísima pastora que reúne todas las demás virtudes de las heroínas cervantinas: discreción (es decir, inteligencia y buen juicio), honestidad, bondad. Pero Galatea adora su independencia espiritual y no quiere verse sujeta por el yugo amoroso, así que hará sufrir de desdenes a los dos pastores. Además de hermosos poemas y de interesantes y divertidas novellas intercaladas en el tema principal (como Cervantes haría también más tarde en El Quijote y en su Persiles) encontraremos jugosos duelos dialécticos sobre la naturaleza del amor (LIBRO IV, los pastores Lenio y Tirsi hacen sus respectivas apologías del desamor y del amor), o sobre la psicología amorosa (libro III, Orompo, Marsilo, Crisio y Orfinio discuten , en verso, sobre qué pasión derivada del amor causa más dolor, si los celos, el desdén, la ausencia, o la muerte del ser amado). En el libro VI encontramos el largo Canto de Calíope: la musa de la poesía se aparece a los pastores y esto sirve de disculpa a Cervantes para encajar un extenso canto en el que elogia a todos los ingenios vivos de la poesía española de entonces (nombra y alaba, por ejemplo, a Góngora, Lope de Vega, Alonso de Ercilla, Fray Luis de León, y muchos otros).

Al final del libro, los sucesos de la novela quedan interrumpidos bruscamente: El fin deste amoroso cuento y hipocrita (...) con otras cosas sucedidas a los pastores hasta aquí nombrados, en la segunda parte desta historia se prometen, la cual, si con apacibles voluntades esta primera viene rescibida, tendrá atrevimiento a salir con brevedad a ser vista de los ojos y entendimiento de las gentes. Pero nunca se publicó la varias veces prometida segunda parte. De hecho, durante la quema de libros de caballerías de El Quijote, varias novelas pastoriles acaban también en la hoguera. El sacerdote y el barbero salvan La Galatea y anuncian que muy pronto Cervantes sacará la segunda parte. Pero no hay datos reales de la producción de esta obra, sólo anuncios que no se cumplieron.

La Arcadia

Fue el primer ensayo de Lope de Vega en la novela.

La obra narra el nefasto amor de don Antonio de Toledo, al servicio del cual estuvo Lope en Alba de Tormes hasta 1595. Aunque el libro contiene una gran cantidad de hermosos poemas, su construcción es desordenada, como si Lope fuese incapaz de dominar su material.

Las novelas "realistas"

Junto a las novelas pastoriles, hubo también en el siglo XVI una floreciente tradición de ficción realista en forma de obras inspiradas en mayor o menor medida por La Celestina.

La lozana andaluza

Escrita por Francisco Delicado, narra de forma dialogada la carrera de Aldonza como prostituta y alcahueta en Roma. Que la intención del autor es, en parte, la de divertir resulta evidente dado el carácter del libro, pero también pretende algo más, pues hay un fuerte componente satírico dirigido, sobre todo, contra la Iglesia.

La narración deja entender que transcurre antes del saqueo de Roma en 1527, ya que se insertan unas profecías sobre la destrucción de la urbe como castigo de su corrupción. Probablemente el libro fue acabado en 1524, como declara el autor, y después retocado.

El texto, definido por Delicado como retrato, el más natural que el autor pudo, es -en efecto- un retrato de la Lozana y de la sociedad en que se mueve. Esta "naturalidad" es también perceptible en el lenguaje de la obra, pues Delicado intentó transcribir el habla coloquial de las gentes de una manera directa, sin la intervención de la retórica.

Otros subgéneros

El XVI fue un siglo de experimento para la prosa novelesca.

  1. Uno de ellos fue el Proceso de cartas de amores (¿Toledo?, 1548) de Juan de Segura, primera novela epistolar europea. Se trata una ficción sentimental cuya novedad no reside en su tema sino en la manera de tratarlo. Toda la obra se desarrolla en forma de cartas entre dos enamorados sin nombre, que describen sus sentimientos desde el primer acercamiento del hombre hasta el momento en que la familia de la muchacha se la lleva a un destino desconocido.
  2. Otra de las curiosidades literarias del siglo es El crotalón de "Christophoro Gnophoso", identificado con Cristóbal de Villalón. La obra fue escrita alrededor de 1553. Es un diálogo satírico al estilo de Luciano entre un zapatero y un gallo que ha sido muchos personajes en otras vidas. Esto permite al autor abarcar ampliamente toda clase de hombres y sus condiciones, satirizando las debilidades y locuras humanas. El resultado es un mosaico literario de extraña complejidad, en el que los textos lucianescos se han cristianizado y las obras clásicas e italianas se han acondicionado a una lectura actualizada. La obra describe una cadena de transmisión de saber: si al comienzo de la obra Micilo era un zafio zapatero, cuando concluye es un hombre desengañado, pero que posee una visión del mundo, basada en la libertad y en la dignidad del ser humano.
  3. También atribuido a Villalón es el Viaje de Turquía, diálogo en el cual Juan de Votadiós y Matalascallando interrogan a Pedro de Urdemalas (los tres nombres pertenecen al folklore español) sobre sus aventuras en países extranjeros, en especial acerca de su cautiverio a manos los turcos. Se ofrece, pues, una visión de Turquía como contrapunto de España; es decir, la realidad lejana se proyecta sobre la cercana para dar a conocer la verdadera situación de esta última. Tanto su forma (coloquio), como su atrevimiento crítico y la visión de la sociedad española, indican la filiación erasmista de su autor.
  4. El redescubrimiento de la novela bizantina, muy en especial de Las Etiópicas, de Heliodoro, dio lugar en el siglo XVI a numerosas imitaciones europeas. La primera en español fue la Historia de los amores de Clareo y Florisea y de los trabajos de la sinventura Isea (Venecia, 1552) de Alonso Núñez de Reinoso, relato típico de enamorados separados, aventuras exóticas y extraños cambios de fortuna, que es una adaptación del libro V del Leucipe y Clitofonte de Aquiles Tacio, a través de la versión al vulgar de Ludovico Dolce. Sin embargo, no será hasta principios del siglo XVII cuando el género bizantino dé sus obras más ambiciosas: El peregrino en su patria (1604), de Lope de Vega y Los trabajos de Persiles y Segismunda (1617) de Cervantes.
  5. Una de las características del siglo XVI es el creciente interés por la novella italiana o novela corta. Un magnífico ejemplo español aislado es la anónima Historia del Abencerraje y la hermosa Jarifa, de la que se conocen cuatro versiones: una en la miscelánea en prosa y verso de Antonio de Villegas, Inventario (Medina del Campo, 1565; pero según el privilegio el autor había solicitado licencia en 1551); otra, intercalada en una edición de 1561 de la Diana de Montemayor; una tercera, impresa en Zaragoza (sin fecha) al parecer como un extracto de una crónica; y la cuarta en un manuscrito que se encuentra en Madrid. El relato es sencillo: cuenta cómo el noble moro Abidarráez es hecho prisionero en una emboscada cristiana, lo que le impide asistir a una cita con su amada Jarifa. Conmovido por la situación del moro, su captor, Rodrigo de Narváez, le concede la libertad para que pueda verla. Los enamorados regresan para entregarse voluntariamente a Narváez, que vuelve a mostrar su generosidad liberándoles.

El Lazarillo de Tormes

De autor desconocido y publicada en cuatro ediciones (Burgos, Alcalá, Amberes y Medina del Campo) en 1554, cuenta en forma de autobiografía la historia de Lázaro que, siendo niño, fue entregado por su madre a un ciego para servirle de guía; de cómo pasa de uno a otro hasta que consigue llegar a ser pregonero en Toledo y casarse con la manceba de un arcipreste.

El libro se articula en siete tratados que son en lo fundamental -y al menos en apariencia- la historia de un muchacho que, a pesar de las dificultades, consigue un éxito modesto en la vida. Pero el libro está lejos de ser ingenuo: cuajado de ironías, El Lazarillo es un cuadro realista de la España del XVI y un retrato de cómo un niño en trance de convertirse en hombre es moldeado de forma imperceptible por el ejemplo de los demás. El final de Lázaro es el espejo de su vida entera. En algunos rasgos refleja a su primer amo, en otros la fría hipocresía del segundo, más tarde las obsesiones del escudero y, por último, la despreocupada blasfemia del buldero.

Aunque adopta la forma de una carta noticiosa, género entonces muy cultivado, en el que se relataban "casos" curiosos propios o ajenos, y el protagonista nunca se designa a sí mismo como pícaro, no cabe duda de que el anónimo autor crea el esquema de la novela picaresca:

  1. autobiografía de un desventurado, narrada desde su nacimiento en una familia sin honra, y contada como una sucesión de peripecias que van arruinando su sentido moral;
  2. articulación de la autobiografía mediante el servicio del protagonista a diversos amos, como pretexto para la crítica social;
  3. trayectoria vital que lo conduce a u estado final de deshonor, desde el que evoca su vida.

Estructura de la novela:

  1. Intoducción: vida de Lázaro antes de partir con el ciego.
  2. Primera parte: fase de aprendizaje.
    1. Episodio del ciego.
    2. Episodio del clérigo.
    3. Episodio del escudero.
  3. Segunda parte: "ascenso social".
    1. Episodio del mercedario.
    2. Episodio del buldero.
    3. Episodio del capellán.
  4. El caso: núcleo de la narración en el que confluyen todos los elementos, da motivo al relato y lo cierra.

La impresión de cuatro ediciones en un año indica que el libro conoció un éxito comercial inmediato.

Créditos

Texto

  • wikilleratoCreative Commons License

    Los contenidos de Wikillerato están disponibles bajo una licencia de Creative Commons.
    Pueden utilizarse y redistribuirse libremente siempre que se reconozca su procedencia.

Imagen

  • De Inocencio Medina Vera - (1907-02-09). "La ruta del Lazarillo". Blanco y Negro (823). ISSN 0006-4572., Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=70013293
  • De Jorge de Montemayor BNE - http://bdh-rd.bne.es/viewer.vm?id=0000121901&page=1, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=61310135
  • De Cecilio Pla - Cecilio Pla (1899-03-11). "Creaciones femeninas VIII. La Galatea". Blanco y Negro (410). ISSN 0006-4572., Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=76245441
  • De Anónimo - http://www.spanisharts.com/books/literature/ampliaciones/lazdegrg.htm, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=9802336

UNIDADES DIDÁCTICAS

El Lazarillo de Tormes. Resumen completo.

PARA PRACTICAR

Literatura renacentista española: autores

Literatura renacentista española: obras

Miguel de Cervantes

PARA EXPERIMENTAR

La vida de Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades

Mapa conceptual: La prosa del siglo XVI

Contido exclusivo para membros de

D/i/d/a/c/t/a/l/i/a
Iniciar sesión

Mira un ejemplo de lo que te pierdes

Comentar

0

Queres comentar? Rexístrate ou inicia sesión

Úneche a Didactalia

Navega entre 101051 recursos e 503255 persoas

Regístrate >

O conéctate a través de:

Si ya eres usuario, Inicia sesión

Temas de: lengua castellana y literatura i - 1º de bachillerato

La comunicación

Nivel educativo: 16-18 anos/Bacharelato

tipo de documento

El texto. Clases de textos

Nivel educativo: 16-18 anos/Bacharelato

tipo de documento

Las modalidades textuales

Nivel educativo: 16-18 anos/Bacharelato

tipo de documento

Significado y contexto

Nivel educativo: 16-18 años/Bachillerato

tipo de documento

Morfología. Estructura y clases de palabras

Nivel educativo: 16-18 años/Bachillerato

tipo de documento

Sintaxis (I). Estructuras sintácticas

Nivel educativo: 16-18 años/Bachillerato

tipo de documento

Sintaxis (II). La oración. Las funciones

Nivel educativo: 16-18 años/Bachillerato

tipo de documento

Sintaxis (III). Clases de oraciones

Nivel educativo: 16-18 años/Bachillerato

tipo de documento

Sintaxis (IV). La coordinación y la subordinación

Nivel educativo: 16-18 años/Bachillerato

tipo de documento

Variedades de la lengua

Nivel educativo: 16-18 anos/Bacharelato

tipo de documento

La situación lingüística de España

Nivel educativo: 16-18 anos/Bacharelato

tipo de documento

La literatura

Nivel educativo: 16-18 anos/Bacharelato

tipo de documento

La literatura medieval

Nivel educativo: 16-18 anos/Bacharelato

tipo de documento

La literatura del siglo XV

Nivel educativo: 16-18 años/Bachillerato

tipo de documento

La poesía del siglo XVI

Nivel educativo: 16-18 años/Bachillerato

tipo de documento

La prosa del siglo XVI

Nivel educativo: 16-18 años/Bachillerato

tipo de documento

La poesía del siglo XVII

Nivel educativo: 16-18 años/Bachillerato

tipo de documento

La narrativa barroca

Nivel educativo: 16-18 años/Bachillerato

tipo de documento

El teatro del siglo XVI

Nivel educativo: 16-18 años/Bachillerato

tipo de documento

La literatura del siglo XVIII

Nivel educativo: 16-18 años/Bachillerato

tipo de documento

La literatura romántica

Nivel educativo: 16-18 años/Bachillerato

tipo de documento

La literatura realista y naturalista

Nivel educativo: 16-18 anos/Bacharelato

tipo de documento

Queres acceder a máis contidos educativos?

Iniciar sesión Únete a unha clase
x

Engadir a Didactalia Arrastra el botón a la barra de marcadores del navegador y comparte tus contenidos preferidos. Más info...

Axuda do xogo
Juegos de anatomía
Selecciona nivel educativo
    Mapas

    CARGANDO...

    Ir a Mapas
    CienciasNaturales

    CARGANDO...

    Ir a juegos de ciencias
    Un museo virtual con más de 17.000 obras de arte

    CARGANDO...

    Ir a Mis Museos
    Biblioteca

    CARGANDO...

    Ir a BNEscolar
    EduBlogs

    CARGANDO...

    Ir a Edublogs
    Odite

    CARGANDO...

    Ir a Odite
    Coa tecnoloxía de GNOSS