Panel Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

¿Qué puedo hacer?

94419 materialEducativo

textoFiltroFicha
  • Me gusta 1
  • Visitas 367
  • Comentarios 0
  • Guardar en
  • Acciones

Acerca de este recurso...

En esta página Elisabet Gelabert recita uno de los “poemas inmorales” llamado, La metamorfosis del vampiro, dentro de la obra censurada Las flores del mal (1857)  de Charles Baudelaire. Enlazamos este podcast, Literatura Sonora, en el que puedes descargarte un documento con la letra (pdf ), también incluimos la letra bajo estos párrafos, y el archivo de audio (mp3).

El poema trata de amor y muerte. Aparece la figura de la mujer como foco de mal y de libertinaje, esta es una mujer vampiro que desprende erotismo y deseo para atraer a los hombres y , en este caso, beber la sangre e inspiración del poeta.

 

 

 

 

 

 

"Amor y Dolor" o "El Vampiro" de Edvard Munch. 

Imagen vía: rtve.es

 

La mujer, entre tanto, de su boca de fresa 
retorciéndose como una sierpe entre brasas 
y amasando sus senos sobre el duro corsé, 
decía estas palabras impregnadas de almizcle: 
-“Son húmedos mis labios y la ciencia conozco 
de perder en el fondo de un lecho la conciencia, 
seco todas las lágrimas en mis senos triunfales 
y hago reír a los viejos con infantiles risas. 
Para quien me contempla desvelada y desnuda 
reemplazo al sol, la luna, al cielo y las estrellas. 
Yo soy, mi caro sabio, tan docta en los deleites, 
cuando sofoco a un hombre en mis brazos temidos 
o cuando a los mordiscos abandono mi busto, 
tímida y libertina y frágil y robusta, 
que en esos cobertores que de emoción se rinden, 
impotentes los ángeles se perdieran por mí”. 
 
Cuando hubo succionado de mis huesos la médula 
y muy lánguidamente me volvía hacia ella 
a fin de devolverle un beso, sólo vi, 
rebosante de pus, un odre pegajoso. 
Yo cerré los ojos con helado terror 
y cuando quise abrirlos a aquella claridad, 
a mi lado, en lugar del fuerte maniquí 
que parecía haber hecho provisión de mi sangre, 
en confusión chocaban pedazos de esqueleto 
de los cuales se alzaban chirridos de veleta 
o de cartel, al cabo de un vástago de hierro, 
que balancea el viento en las noches de invierno. 
 
 
De Charles Baudelaire 
Traducción de Antonio Martínez Sarrión 

Fecha publicación: 29.5.2014

Se respeta la licencia original del recurso.

Comentar

0

¿Quieres comentar? Regístrate o inicia sesión

Únete a Didactalia

Navega entre 94419 recursos y 240277 usuarios

Regístrate >

O conéctate a través de:

Si ya eres usuario, Inicia sesión

¿Quieres acceder a más contenidos educativos?

Regístrate Acceso usuarios
Añadir a Didactalia
ayudaDelJuego
Mapas

CARGANDO...

Ir a Mapas
Un museo virtual con más de 17.000 obras de arte

CARGANDO...

Ir a Mis Museos
Biblioteca

CARGANDO...

Ir a BNEscolar
EduBlogs

CARGANDO...

Ir a Edublogs
Odite

CARGANDO...

Ir a Odite
Con la tecnología GNOSS