Panel Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

¿Qué puedo hacer?

72865 materialEducativo

textoFiltroFicha
  • Me gusta 0
  • Reproducciones 811
  • Comentarios 0
  • Guardar en
  • Acciones

Acerca de este recurso...

Alonso Cano es un artista total, fue escultor, pintor y maestro, y es uno de los artistas más importantes de todo el siglo XVII.

En un primer momento se interesó por la pintura, compartiendo taller con pintores como Velázquez, pero a partir de 1629 su principal producción se centra en la escultura. Como arquitecto destaca con la fachada de la catedral de Granada.



Como Miguel Angel, Alonso Cano practicó la pintura, la escultura y la arquitectura; se encontró cómodo ejerciéndolas y alcanzó en ellas una maestría indudable.
Cano nació en Granada en 1601, dando sus primeros pasos artísticos con su padre, maestro constructor de retablos. Continuó su formación en el taller de Pacheco, donde coincidió con Velázquez. Fue la pintura el arte donde mejor se denota el magisterio de Cano, convirtiéndose en el más idealista de los maestros españoles del primer Barroco. En sus lienzos muestra su gusto por la composición y la técnica clásicas, interesándose por las obras de Tiziano y Veronés. Su estilo adquiere luminosos y suaves matices, completamente distintos de las obras de la escuela sevillana.
En el lenguaje escultórico de Cano existen dos componentes decisivos, el influjo de la plástica sevillana, en la que se formó, y su propia concepción estética, en la que prima la búsqueda de un ideal de belleza y de serena expresión. Para Cano la gracia prevalece sobre la intensidad, la delicadeza sobre la fuerza, la dulzura sobre el drama... Elegante y mesurado, rechaza la minuciosidad realista para preferir la apariencia arquetípica, con la que trata de alcanzar la perfección.
La obra cumbre de Cano como arquitecto es la fachada de la catedral de Granada. En esta obra se pone de manifiesto la elegancia del artista, empleando un esquema simple en apariencia al recurrir a las esbeltas y profundas pilastras salientes culminadas por gráciles arcos. Nada comparable había sido hecho hasta entonces.
En septiembre de 1667 Cano fallecía en Granada, atestiguando su testamento la precariedad de sus bienes y sus numerosas deudas, sin poder dejar nada para misas por su alma.

Es un contenido educativo de Artehistoria "la página del Arte y la Cultura en ESpañol".

Para obtener más recursos educativos consulta el índice y el buscador facetado de Didactalia.

Autores:

Fecha publicación: 10.4.2013

Se respeta la licencia original del recurso.

Comentar

0

¿Quieres comentar? Regístrate o inicia sesión

Únete a Didactalia

Navega entre 72865 recursos y 240339 usuarios

Regístrate >

O conéctate a través de:

Si ya eres usuario, Inicia sesión

¿Quieres acceder a más contenidos educativos?

Regístrate Acceso usuarios
Añadir a Didactalia
ayudaDelJuego
Mapas

CARGANDO...

Ir a Mapas
Un museo virtual con más de 17.000 obras de arte

CARGANDO...

Ir a Mis Museos
Biblioteca

CARGANDO...

Ir a BNEscolar
EduBlogs

CARGANDO...

Ir a Edublogs
Odite

CARGANDO...

Ir a Odite
Con la tecnología GNOSS