What can I do?

Lecciones de didactalia

Materialismo histórico. Karl Marx

Cancelar Guardar
  • I like 0
  • Visits 52
  • Comments 0
  • Actions

tipo de documento Lessons

Información curricular

Nivel: 17-18 años Asignatura: Historia de la Filosofía
Cancelar Guardar

Contenidos

Karl Marx (1818 – 1883): obras más importantes e influencias

Nace en Tréveris, ciudad de Prusia, próxima a Francia. Realiza sus primeros estudios en el Gymnasium de su ciudad natal. Estudia Derecho en Bonn y en Berlín, se une al grupo de los jóvenes de la izquierda hegeliana y abandona el derecho por la filosofía, afirmándose desde muy joven ateo y materialista. Se doctora con una tesis sobre las Diferencias de la filosofía de la naturaleza en Demócrito y Epicuro. Comienza a escribir artículos en la Gaceta renana, que fue prohibida por el gobierno debido a sus artículos revolucionarios. Marx es perseguido por sus ideas. Por este motivo viaja a París, donde conoce a su fiel amigo y colaborador Federico Engels, y entra en contacto con el movimiento obrero. En esta época, Marx se hace marxista al contemplar la miseria y explotación de la clase obrera. Conoce a los teóricos del socialismo como Proudhon y Bakunin. A petición del gobierno prusiano, es expulsado de Francia, marcha a Bruselas, donde tampoco puede permanecer mucho tiempo por la misma razón. Vuelve a Alemania y a Francia, para terminar viviendo en Londres hasta el final de sus días. A pesar de las penurias económicas que sufrió, esta última estancia le proporcionó el conocimiento de los economistas políticos ingleses, que fueron decisivos en la producción de su obra más importante: El Capital.

En todos sus escritos se percibe su fuerte carácter y su impulso revolucionario, contrario a toda sistematización o academicismo. Su visión filosófica podría resumirse en esta parte del discurso que realizó Engels ante su tumba:

“Así como Darwin descubrió la ley del desarrollo de la naturaleza orgánica, Marx descubrió la ley del desarrollo de la historia humana: el hecho tan sencillo, pero oculto bajo la maleza ideológica, de que el hombre necesita, en primer lugar, comer, beber, tener un techo y vestirse antes de poder hacer política, ciencia, arte, religión etc.; que, por tanto, la producción de los medios de vida inmediatos, materiales, y, por consiguiente, la correspondiente fase económica de desarrollo de un pueblo o una época es la base a partir de la cual se han desarrollado las instituciones políticas, las concepciones jurídicas, las ideas artísticas y religiosas y con arreglo a la cual deben, por tanto, explicarse, y no al revés como hasta entonces se había venido haciendo. Marx descubrió también la ley específica que mueve el actual modo de producción capitalista y la sociedad burguesa creada por él. El descubrimiento de la plusvalía iluminó de pronto estos problemas, mientras que todas las investigaciones anteriores, tanto las de los economistas burgueses como las de los críticos socialistas, habían vagado en las tinieblas”.

Sus obras más importantes son:

  • 1843. Crítica a la filosofía hegeliana del derecho.
  • 1843. La cuestión judía.
  • 1844. Manuscritos de economía y filosofía.
  • 1845. La Sagrada Familia.
  • 1845. La ideología alemana.
  • 1847. La miseria de la filosofía.
  • 1848. El Manifiesto del Partido Comunista.
  • 1851. El dieciocho brumario de Luis Bonaparte.
  • 1859. La Contribución a la Crítica de la Economía política
  • 1867. El Capital.

Influencias:

Marx recibe cuatro influencias decisivas en la formación de su pensamiento:

  • La ideología de la Ilustración, especialmente el concepto de razón práctica orientada al progreso social. El autor más importante fue Rousseau
  • La filosofía alemana. Marx aplicó a la historia el concepto hegeliano de dialéctica, transformando la negación en la lucha de clases, motor de progreso social revolucionario. También fue decisiva la influencia de la izquierda hegeliana, particularmente Ludwig Feuerbach y su concepto de alienación religiosa
  • Los teóricos del socialismo, a los que bautizó despectivamente como socialistas utópicos
  • Los economistas políticos ingleses, Adam Smith y especialmente de la teoría del valor y del reparto de Ricardo, que le llevó a Marx a la elaboración de la noción de alienación económica fundada en el trabajo enajenado y en la plusvalía

El materialismo histórico

Desde sus primeros escritos, Marx se sitúa entre los materialistas de la izquierda hegeliana. Pero su materialismo es totalmente diferente y revolucionario, de acuerdo con la tesis XI que escribe en contra de la filosofía de Feuerbach, principal representante de esa corriente filosófica. “Los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modos el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo”. La vida humana se construye a través de las relaciones sociales. El ser humano es un producto de la naturaleza y de la sociedad, se va haciendo en la medida que va ejerciendo una actividad productiva. La única esencia o naturaleza humana, es en realidad el conjunto de las relaciones sociales. El individuo no es más que una abstracción. La historia es la relación entre el ser humano y la naturaleza. El medio que pone en relación al hombre con la naturaleza y con los demás hombres, es el trabajo, es decir la producción o transformación de la naturaleza en objetos técnicos que le sirven para comerciar y subsistir. La historia es sencillamente la creación del hombre a través del trabajo: cuando el ser humano transforma la naturaleza, aparece la historia y aparece él mismo como ser social. El trabajo constituye la esencia del hombre. Cuando empieza a producir sus medios de vida, es cuando se diferencia de los animales.

Esto no significa que la historia solo cuente el desarrollo de las fuerzas productivas, es decir el desarrollo de los modos o formas de producir que hacen evolucionar al hombre; lo que quiere decir Marx es que las fuerzas productivas son los hechos históricos básicos. Por tanto la historia tiene un fundamento real en la infraestructura o economía, y no es una mera narración o exaltación de figuras históricas. Por esta razón el materialismo histórico, (interpretación dialéctica de la historia) y el materialismo dialéctico (interpretación dialéctica de la naturaleza), son las dos vertientes de la única visión científica de la naturaleza y del hombre.

En el Prólogo a la Contribución a la crítica de la economía política, afirma:

“En la producción social de su vida, los hombres contraen determinadas relaciones necesarias e independientes de su voluntad, relaciones de producción, que corresponden a una determinada fase de desarrollo de sus fuerzas productivas materiales. El conjunto de esas relaciones de producción forma la estructura económica de la sociedad, la base real sobre la que se levanta la superestructura jurídica y política y a la que corresponden determinadas formas de conciencia social. El modo de producción de la vida material condiciona el proceso de la vida social, política y espiritual en general. No es la conciencia del hombre la que determina su ser, sino, por el contrario, el ser social es lo que determina su conciencia”.

El obrero cuando realiza su trabajo, desarrolla sus fuerzas productivas materiales, es decir, el trabajo para subsistir y comerciar. Esas relaciones de producción, forman la estructura económica, la base real de la sociedad, su infraestructura, que determina todo el proceso de la vida social, política y espiritual, a la que Marx llama superestructura. Esta afirmación es una de las tesis más importantes del pensamiento de Marx y del marxismo en general: la manera o forma de producir, determina las formas de pensamiento y todo el proceso de la vida social; no se vive como se piensa, al revés, se acaba pensando según se vive, según se produce. La estructura jurídica y política, y la conciencia social suelen ser, justificaciones racionales de una situación de opresión social. La característica del materialismo marxista es que la conciencia humana está determinada, configurada por la forma o modo de producción. La forma de pensar, su mentalidad o cosmovisión está en función de la economía y la sociedad.

El pensamiento de Marx, pretende realizar un análisis histórico y una clarificación de ideas o representaciones que el ser humano tiene de sí mismo, denunciando especialmente las “alienaciones de la sociedad capitalista”, que engañan al ser humano convenciéndole de la verdad de formas de pensamiento que son puras ideologías y no ciencia. Según Marx, la ideología no es más que la justificación racional de una economía burguesa o capitalista, esencialmente injusta. Esta ideología funciona como una superestructura de un modo de producción el de la sociedad capitalista. La superestructura designa tanto el conjunto de leyes de un estado, su organización política: el poder legislativo, judicial y ejecutivo, como sus formas o maneras de pensar: moral, ciencia, filosofía, arte, religión folklore etc. Toda la jerarquía de valores y formas espirituales de una sociedad.

La alienación

Marx parte de la tesis de la alienación del ser humano en la sociedad capitalista, alienación que debe ser desenmascarada y superada. El significado de la palabra alienación, es extrañamiento, humillación, e incluso cosificación. Es decir, según el materialismo histórico, el trabajo, la producción es la principal fuente de humanización. Sin embargo el capitalismo aliena al trabajador, es decir envenena su actividad, humillándole, oprimiéndole hasta convertirle en un objeto o cosa, una mercancía. Gracias al trabajo del trabajador, se incrementa el valor de la mercancía, es un valor añadido al objeto que se mercantiliza. La alienación también afecta al capitalista, que está sujeto a la ley de la oferta y la demanda, y está obligado a competir y a su vez a explotar. Ya desde el año 1844 Marx denuncia la situación del “trabajo alienado”, en Los Manuscritos de economía y filosofía, donde afirma: “El obrero es más pobre cuanta más riqueza produce…, se convierte en una mercancía tanto más barata cuantas más mercancías produce”.

El trabajo en la sociedad capitalista, es totalmente enajenante; humilla al trabajador en lugar de elevarle. Por esta razón piensa Marx que la principal alienación es la económica. El trabajador proyecta su vida y sus energías en la fabricación de su obra, lo que aumenta su valor, valor que enriquece el capital inicial, es la “plus valía”. Este incremento del valor de la obra va a parar a manos del capitalista. Cuanto más se empobrece el trabajador, más se enriquece el capitalista, y más desigualdad se genera. Por otro lado, la alienación económica se refuerza y fortalece a través de la alienación jurídica y política; las leyes favorecen a las clases dominantes en contra de las clases trabajadoras. Como ya habían afirmado Hobbes y Rousseau, en el contrato social, los individuos ceden sus derechos al estado, y aquí es donde se produce la falacia, que sirve como refuerzo de su opresión económica, las leyes sólo protegen los derechos de la clase dominante, y dejan desamparado al trabajador.

Estas alienaciones se fundan por último en la alienación moral y religiosa. La alienación moral justifica los valores de los burgueses: respeto a la propiedad privada, apología del hombre honrado, que cumple las leyes aunque explote al trabajador, etc. En la alienación religiosa se le prescribe al trabajador, la resignación y la caridad con la promesa de que cuanto más sufra en esta vida, más gozará en la vida eterna. Con lo cual la religión actúa como un narcótico o droga evitando que el obrero adquiera conciencia de sus injusticias, y luche por sus derechos. La religión no forma parte de la esencia humana, está en estrecha relación con la organización superestructural, manteniendo las injusticias sociales en nombre de una salvación en el más allá; la religión es un modo de existencia intrínsecamente falseada. Al igual que Feuerbach, Marx cree que la religión es una proyección humana, pero a diferencia de Feuerbach piensa que la raíz de la religión está en la miseria y desarraigamiento social, es un instrumento efectivo de opresión. La crítica a la religión tiene un sentido socio-político, en relación con la función ideológica. La transformación práctica de las condiciones materiales socioeconómicas de vida debe acabar con la religión.

Por esta razón la filosofía debe ser revolucionaria, y no meramente contemplativa como el materialismo clásico. Debe llevar a la superación de las contradicciones y de la lucha de clases. Toda la historia ha sido –según Marx- la historia de la lucha de clases. La filosofía práctica, la praxis del socialismo científico o comunista debe tender a la desaparición de la lucha de clases y a la instauración del comunismo. La sociedad capitalista debe ser destruida a través de la revolución, que instaurará una etapa socialista, en la que los obreros estarán en el poder, “dictadura del proletariado”. En esta etapa, todavía habrá clases sociales, es una etapa de transición a la etapa comunista en la cual desaparecerán las clases y las alienaciones, permitirá la realización total del ser humano, y la consecución definitiva de una sociedad comunista en la que hasta la institución estatal será superada.

Marx describe esta etapa en su Crítica del programa de Goethe de la siguiente manera:

“En la fase superior, en la sociedad comunista, cuando haya desaparecido la esclavizante subordinación de los individuos a la división del trabajo y, con ella, el contraste entre el trabajo intelectual y manual; cuando el trabajo no sea sólo un medio de vivir, y devenga una necesidad vital; cuando, con el desarrollo múltiple de los individuos, las fuerzas productoras aumenten igualmente, y todas las fuentes de riqueza colectiva manen con abundancia, sólo entonces el estrecho horizonte del derecho burgués podrá ser superado completamente y la sociedad podrá escribir en sus banderas “de cada uno según su capacidad, a cada uno según sus necesidades”.

Actualidad del pensamiento de Marx

La proyección del pensamiento de Marx ha sido enorme, tanto en el surgimiento de los sistemas socialistas o comunistas originados a partir de la revolución rusa, como en la aparición de corrientes ideológicas y filosóficas, que han generado movimientos sociales y culturales vigentes en la actualidad, como la escuela de Frankfurt.

La línea fundamental de aplicación política y social del marxismo, ha sido la soviética, es decir la de Lenin -marxismo leninismo-, a quien se ha considerado el más fiel y profundo intérprete de Marx y de Engels, por ser el primero en llevar a la realidad sus ideas. Marx había insistido en muchas ocasiones en que el marxismo no era una teoría especulativa, como afirma en la tesis XI sobre Feuerbach, “los filósofos se han limitado a interpretar el mundo de distintos modo, de lo que se trata es de transformarlo”. El marxismo leninismo no sólo se ha aplicado en la Unión Soviética, sino también, con importantes transformaciones en China a través del pensamiento de Mao-Tsé-Tung, en Cuba a través de la revolución de Fidel Castro, y en los países asiáticos de Corea, Vietnam y Camboya. Después de la caída del muro de Berlín (1989), y la desmembración de la Unión Soviética, ha quedado como un partido político dentro del sistema democrático, con la excepción de Cuba y los países asiáticos, en los que se percibe un acercamiento a las democracias occidentales.

No menos importantes han sido otros pensadores marxistas y revolucionarios, que modificaron algunas de las afirmaciones de Marx, pero que insistieron en el igualitarismo y en la ausencia de opresión. Hay que citar en primer lugar a Eduardo Berstein, importante socialista alemán, que discrepó de Marx en dos puntos fundamentales: el motor de la historia no son sólo las fuerzas económicas y se puede llegar a la sociedad comunista por medios pacíficos, usando las libertades democráticas y llegando al poder mediante el voto popular. Los dos grandes marxistas alemanes, los espartaquistas Rosa Luxemburgo y Karl Liebknecht, se oponían a la fase dictadura del proletariado, no llegaron a desarrollar sus ideas, ya que fueron eliminados.

Otros importantes pensadores marxistas de países europeos que no siguen el marxismo leninismo, son Giorgy Lukács, eminente filósofo, historiador y literato húngaro. Su obra “El asalto a la razón”, ha ejercido una notable influencia; Antonio Gramsci, que murió en la cárcel de Mussolini, inspirador de la línea eurocomunista; Luis Althusser, que une estructuralismo y marxismo, Jean Paul Sartre en su segunda fase de La crítica de la Razón Dialéctica intenta una síntesis de marxismo y existencialismo, suavizando el colectivismo marxista con el individualismo existencialista. Actualmente la influencia más importante del marxismo se encuentra sin lugar a dudas en los representantes de la escuela de Frankfurt, constituida por un grupo de pensadores de gran prestigio. Se constituyó en los años veinte alrededor del Instituto para la Investigación Social. Su principal objetivo era restaurar el marxismo como un instrumento crítico de las alienaciones sociales y también el concepto de razón ilustrada como racionalidad o razón instrumental frente al totalitarismo nazi y estalinista. Sus fundadores fueron M. Horkheimer, T. Adorno y F. Pollock, siendo Horkheimer el líder indiscutido. La primera generación de frankfurtianos además de sus fundadores son Erich Fromm, Massing, Wittfogel, Lowental, Walter Benjamín, Neumann, Kirscheimer, y, especialmente Herber Marcuse, que realiza una unión entre el marxismo y algunas ideas del psicoanálisis de Freud: el futuro de la revolución no está en el proletariado sino en la juventud. Su pensamiento cristalizó en la revolución juvenil de mayo de 1968. Sus obras principales son: Cultura y sociedad, Eros y civilización y El hombre unidimensional. En la segunda generación de frankfurtianos el pensador más destacado es Jürgen Habermas. Sus obras más conocidas son Conocimiento e interés y Teoría y praxis; es un autor muy leído en la actualidad.

Tras la caída del muro de Berlín en 1989, y la desmembración de la Unión Soviética, parece que la influencia del marxismo ha decaído; no obstante su crítica al capitalismo y su afán revolucionario sigue siendo de plena actualidad.

Créditos

Texto: Paloma Sánchez en Wikillerato

Creative Commons LicenseLos contenidos de Wikillerato están disponibles bajo una licencia de Creative Commons.
Pueden utilizarse y redistribuirse libremente siempre que se reconozca su procedencia.

Imagen

  • De Karl Marx - http://www.iisg.nl/collections/manifest/manifest-nl.php "Archival material held by the Institute may be published, unless otherwise stipulated", siehe hierOriginally from de.wikipedia; description page is/was here., Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=1779238
  • De E. Dutertre ; edited by de:Benutzer:Tets - http://www.marxists.org/archive/marx/photo/index.htm (direct link: http://www.marxists.org/archive/marx/photo/marx/pages/82km1.htm), Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=1383091
  • De Yvain2908 - Trabajo propio, CC0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=68851995

Contenidos

Karl Marx (1818 – 1883:) obras más importantes e influencias

Nace en Tréveris, ciudad de Prusia, próxima a Francia. Realiza sus primeros estudios en el Gymnasium de su ciudad natal. Estudia Derecho en Bonn y en Berlín, se une al grupo de los jóvenes de la izquierda hegeliana y abandona el derecho por la filosofía, afirmándose desde muy joven ateo y materialista. Se doctora con una tesis sobre las Diferencias de la filosofía de la naturaleza en Demócrito y Epicuro. Comienza a escribir artículos en la Gaceta renana, que fue prohibida por el gobierno debido a sus artículos revolucionarios. Marx es perseguido por sus ideas. Por este motivo viaja a París, donde conoce a su fiel amigo y colaborador Federico Engels, y entra en contacto con el movimiento obrero. En esta época, Marx se hace marxista al contemplar la miseria y explotación de la clase obrera. Conoce a los teóricos del socialismo como Proudhon y Bakunin. A petición del gobierno prusiano, es expulsado de Francia, marcha a Bruselas, donde tampoco puede permanecer mucho tiempo por la misma razón. Vuelve a Alemania y a Francia, para terminar viviendo en Londres hasta el final de sus días. A pesar de las penurias económicas que sufrió, esta última estancia le proporcionó el conocimiento de los economistas políticos ingleses, que fueron decisivos en la producción de su obra más importante: El Capital.

En todos sus escritos se percibe su fuerte carácter y su impulso revolucionario, contrario a toda sistematización o academicismo. Su visión filosófica podría resumirse en esta parte del discurso que realizó Engels ante su tumba:

“Así como Darwin descubrió la ley del desarrollo de la naturaleza orgánica, Marx descubrió la ley del desarrollo de la historia humana: el hecho tan sencillo, pero oculto bajo la maleza ideológica, de que el hombre necesita, en primer lugar, comer, beber, tener un techo y vestirse antes de poder hacer política, ciencia, arte, religión etc.; que, por tanto, la producción de los medios de vida inmediatos, materiales, y, por consiguiente, la correspondiente fase económica de desarrollo de un pueblo o una época es la base a partir de la cual se han desarrollado las instituciones políticas, las concepciones jurídicas, las ideas artísticas y religiosas y con arreglo a la cual deben, por tanto, explicarse, y no al revés como hasta entonces se había venido haciendo. Marx descubrió también la ley específica que mueve el actual modo de producción capitalista y la sociedad burguesa creada por él. El descubrimiento de la plusvalía iluminó de pronto estos problemas, mientras que todas las investigaciones anteriores, tanto las de los economistas burgueses como las de los críticos socialistas, habían vagado en las tinieblas”.

Sus obras más importantes son:

  • 1843. Crítica a la filosofía hegeliana del derecho.
  • 1843. La cuestión judía.
  • 1844. Manuscritos de economía y filosofía.
  • 1845. La Sagrada Familia.
  • 1845. La ideología alemana.
  • 1847. La miseria de la filosofía.
  • 1848. El Manifiesto del Partido Comunista.
  • 1851. El dieciocho brumario de Luis Bonaparte.
  • 1859. La Contribución a la Crítica de la Economía política
  • 1867. El Capital.

Influencias:

Marx recibe cuatro influencias decisivas en la formación de su pensamiento:

  • La ideología de la Ilustración, especialmente el concepto de razón práctica orientada al progreso social. El autor más importante fue Rousseau
  • La filosofía alemana. Marx aplicó a la historia el concepto hegeliano de dialéctica, transformando la negación en la lucha de clases, motor de progreso social revolucionario. También fue decisiva la influencia de la izquierda hegeliana, particularmente Ludwig Feuerbach y su concepto de alienación religiosa
  • Los teóricos del socialismo, a los que bautizó despectivamente como socialistas utópicos
  • Los economistas políticos ingleses, Adam Smith y especialmente de la teoría del valor y del reparto de Ricardo, que le llevó a Marx a la elaboración de la noción de alienación económica fundada en el trabajo enajenado y en la plusvalía

El materialismo histórico

Desde sus primeros escritos, Marx se sitúa entre los materialistas de la izquierda hegeliana. Pero su materialismo es totalmente diferente y revolucionario, de acuerdo con la tesis XI que escribe en contra de la filosofía de Feuerbach, principal representante de esa corriente filosófica. “Los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modos el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo”. La vida humana se construye a través de las relaciones sociales. El ser humano es un producto de la naturaleza y de la sociedad, se va haciendo en la medida que va ejerciendo una actividad productiva. La única esencia o naturaleza humana, es en realidad el conjunto de las relaciones sociales. El individuo no es más que una abstracción. La historia es la relación entre el ser humano y la naturaleza. El medio que pone en relación al hombre con la naturaleza y con los demás hombres, es el trabajo, es decir la producción o transformación de la naturaleza en objetos técnicos que le sirven para comerciar y subsistir. La historia es sencillamente la creación del hombre a través del trabajo: cuando el ser humano transforma la naturaleza, aparece la historia y aparece él mismo como ser social. El trabajo constituye la esencia del hombre. Cuando empieza a producir sus medios de vida, es cuando se diferencia de los animales.

Esto no significa que la historia solo cuente el desarrollo de las fuerzas productivas, es decir el desarrollo de los modos o formas de producir que hacen evolucionar al hombre; lo que quiere decir Marx es que las fuerzas productivas son los hechos históricos básicos. Por tanto la historia tiene un fundamento real en la infraestructura o economía, y no es una mera narración o exaltación de figuras históricas. Por esta razón el materialismo histórico, (interpretación dialéctica de la historia) y el materialismo dialéctico (interpretación dialéctica de la naturaleza), son las dos vertientes de la única visión científica de la naturaleza y del hombre.

En el Prólogo a la Contribución a la crítica de la economía política, afirma:

“En la producción social de su vida, los hombres contraen determinadas relaciones necesarias e independientes de su voluntad, relaciones de producción, que corresponden a una determinada fase de desarrollo de sus fuerzas productivas materiales. El conjunto de esas relaciones de producción forma la estructura económica de la sociedad, la base real sobre la que se levanta la superestructura jurídica y política y a la que corresponden determinadas formas de conciencia social. El modo de producción de la vida material condiciona el proceso de la vida social, política y espiritual en general. No es la conciencia del hombre la que determina su ser, sino, por el contrario, el ser social es lo que determina su conciencia”.

El obrero cuando realiza su trabajo, desarrolla sus fuerzas productivas materiales, es decir, el trabajo para subsistir y comerciar. Esas relaciones de producción, forman la estructura económica, la base real de la sociedad, su infraestructura, que determina todo el proceso de la vida social, política y espiritual, a la que Marx llama superestructura. Esta afirmación es una de las tesis más importantes del pensamiento de Marx y del marxismo en general: la manera o forma de producir, determina las formas de pensamiento y todo el proceso de la vida social; no se vive como se piensa, al revés, se acaba pensando según se vive, según se produce. La estructura jurídica y política, y la conciencia social suelen ser, justificaciones racionales de una situación de opresión social. La característica del materialismo marxista es que la conciencia humana está determinada, configurada por la forma o modo de producción. La forma de pensar, su mentalidad o cosmovisión está en función de la economía y la sociedad.

El pensamiento de Marx, pretende realizar un análisis histórico y una clarificación de ideas o representaciones que el ser humano tiene de sí mismo, denunciando especialmente las “alienaciones de la sociedad capitalista”, que engañan al ser humano convenciéndole de la verdad de formas de pensamiento que son puras ideologías y no ciencia. Según Marx, la ideología no es más que la justificación racional de una economía burguesa o capitalista, esencialmente injusta. Esta ideología funciona como una superestructura de un modo de producción el de la sociedad capitalista. La superestructura designa tanto el conjunto de leyes de un estado, su organización política: el poder legislativo, judicial y ejecutivo, como sus formas o maneras de pensar: moral, ciencia, filosofía, arte, religión folklore etc. Toda la jerarquía de valores y formas espirituales de una sociedad.

La alienación

Marx parte de la tesis de la alienación del ser humano en la sociedad capitalista, alienación que debe ser desenmascarada y superada. El significado de la palabra alienación, es extrañamiento, humillación, e incluso cosificación. Es decir, según el materialismo histórico, el trabajo, la producción es la principal fuente de humanización. Sin embargo el capitalismo aliena al trabajador, es decir envenena su actividad, humillándole, oprimiéndole hasta convertirle en un objeto o cosa, una mercancía. Gracias al trabajo del trabajador, se incrementa el valor de la mercancía, es un valor añadido al objeto que se mercantiliza. La alienación también afecta al capitalista, que está sujeto a la ley de la oferta y la demanda, y está obligado a competir y a su vez a explotar. Ya desde el año 1844 Marx denuncia la situación del “trabajo alienado”, en Los Manuscritos de economía y filosofía, donde afirma: “El obrero es más pobre cuanta más riqueza produce…, se convierte en una mercancía tanto más barata cuantas más mercancías produce”.

El trabajo en la sociedad capitalista, es totalmente enajenante; humilla al trabajador en lugar de elevarle. Por esta razón piensa Marx que la principal alienación es la económica. El trabajador proyecta su vida y sus energías en la fabricación de su obra, lo que aumenta su valor, valor que enriquece el capital inicial, es la “plus valía”. Este incremento del valor de la obra va a parar a manos del capitalista. Cuanto más se empobrece el trabajador, más se enriquece el capitalista, y más desigualdad se genera. Por otro lado, la alienación económica se refuerza y fortalece a través de la alienación jurídica y política; las leyes favorecen a las clases dominantes en contra de las clases trabajadoras. Como ya habían afirmado Hobbes y Rousseau, en el contrato social, los individuos ceden sus derechos al estado, y aquí es donde se produce la falacia, que sirve como refuerzo de su opresión económica, las leyes sólo protegen los derechos de la clase dominante, y dejan desamparado al trabajador.

Estas alienaciones se fundan por último en la alienación moral y religiosa. La alienación moral justifica los valores de los burgueses: respeto a la propiedad privada, apología del hombre honrado, que cumple las leyes aunque explote al trabajador, etc. En la alienación religiosa se le prescribe al trabajador, la resignación y la caridad con la promesa de que cuanto más sufra en esta vida, más gozará en la vida eterna. Con lo cual la religión actúa como un narcótico o droga evitando que el obrero adquiera conciencia de sus injusticias, y luche por sus derechos. La religión no forma parte de la esencia humana, está en estrecha relación con la organización superestructural, manteniendo las injusticias sociales en nombre de una salvación en el más allá; la religión es un modo de existencia intrínsecamente falseada. Al igual que Feuerbach, Marx cree que la religión es una proyección humana, pero a diferencia de Feuerbach piensa que la raíz de la religión está en la miseria y desarraigamiento social, es un instrumento efectivo de opresión. La crítica a la religión tiene un sentido socio-político, en relación con la función ideológica. La transformación práctica de las condiciones materiales socioeconómicas de vida debe acabar con la religión.

Por esta razón la filosofía debe ser revolucionaria, y no meramente contemplativa como el materialismo clásico. Debe llevar a la superación de las contradicciones y de la lucha de clases. Toda la historia ha sido –según Marx- la historia de la lucha de clases. La filosofía práctica, la praxis del socialismo científico o comunista debe tender a la desaparición de la lucha de clases y a la instauración del comunismo. La sociedad capitalista debe ser destruida a través de la revolución, que instaurará una etapa socialista, en la que los obreros estarán en el poder, “dictadura del proletariado”. En esta etapa, todavía habrá clases sociales, es una etapa de transición a la etapa comunista en la cual desaparecerán las clases y las alienaciones, permitirá la realización total del ser humano, y la consecución definitiva de una sociedad comunista en la que hasta la institución estatal será superada.

Marx describe esta etapa en su Crítica del programa de Goethe de la siguiente manera:

“En la fase superior, en la sociedad comunista, cuando haya desaparecido la esclavizante subordinación de los individuos a la división del trabajo y, con ella, el contraste entre el trabajo intelectual y manual; cuando el trabajo no sea sólo un medio de vivir, y devenga una necesidad vital; cuando, con el desarrollo múltiple de los individuos, las fuerzas productoras aumenten igualmente, y todas las fuentes de riqueza colectiva manen con abundancia, sólo entonces el estrecho horizonte del derecho burgués podrá ser superado completamente y la sociedad podrá escribir en sus banderas “de cada uno según su capacidad, a cada uno según sus necesidades”.

Actualidad del pensamiento de Marx

La proyección del pensamiento de Marx ha sido enorme, tanto en el surgimiento de los sistemas socialistas o comunistas originados a partir de la revolución rusa, como en la aparición de corrientes ideológicas y filosóficas, que han generado movimientos sociales y culturales vigentes en la actualidad, como la escuela de Frankfurt.

La línea fundamental de aplicación política y social del marxismo, ha sido la soviética, es decir la de Lenin -marxismo leninismo-, a quien se ha considerado el más fiel y profundo intérprete de Marx y de Engels, por ser el primero en llevar a la realidad sus ideas. Marx había insistido en muchas ocasiones en que el marxismo no era una teoría especulativa, como afirma en la tesis XI sobre Feuerbach, “los filósofos se han limitado a interpretar el mundo de distintos modo, de lo que se trata es de transformarlo”. El marxismo leninismo no sólo se ha aplicado en la Unión Soviética, sino también, con importantes transformaciones en China a través del pensamiento de Mao-Tsé-Tung, en Cuba a través de la revolución de Fidel Castro, y en los países asiáticos de Corea, Vietnam y Camboya. Después de la caída del muro de Berlín (1989), y la desmembración de la Unión Soviética, ha quedado como un partido político dentro del sistema democrático, con la excepción de Cuba y los países asiáticos, en los que se percibe un acercamiento a las democracias occidentales.

No menos importantes han sido otros pensadores marxistas y revolucionarios, que modificaron algunas de las afirmaciones de Marx, pero que insistieron en el igualitarismo y en la ausencia de opresión. Hay que citar en primer lugar a Eduardo Berstein, importante socialista alemán, que discrepó de Marx en dos puntos fundamentales: el motor de la historia no son sólo las fuerzas económicas y se puede llegar a la sociedad comunista por medios pacíficos, usando las libertades democráticas y llegando al poder mediante el voto popular. Los dos grandes marxistas alemanes, los espartaquistas Rosa Luxemburgo y Karl Liebknecht, se oponían a la fase dictadura del proletariado, no llegaron a desarrollar sus ideas, ya que fueron eliminados.

Otros importantes pensadores marxistas de países europeos que no siguen el marxismo leninismo, son Giorgy Lukács, eminente filósofo, historiador y literato húngaro. Su obra “El asalto a la razón”, ha ejercido una notable influencia; Antonio Gramsci, que murió en la cárcel de Mussolini, inspirador de la línea eurocomunista; Luis Althusser, que une estructuralismo y marxismo, Jean Paul Sartre en su segunda fase de La crítica de la Razón Dialéctica intenta una síntesis de marxismo y existencialismo, suavizando el colectivismo marxista con el individualismo existencialista. Actualmente la influencia más importante del marxismo se encuentra sin lugar a dudas en los representantes de la escuela de Frankfurt, constituida por un grupo de pensadores de gran prestigio. Se constituyó en los años veinte alrededor del Instituto para la Investigación Social. Su principal objetivo era restaurar el marxismo como un instrumento crítico de las alienaciones sociales y también el concepto de razón ilustrada como racionalidad o razón instrumental frente al totalitarismo nazi y estalinista. Sus fundadores fueron M. Horkheimer, T. Adorno y F. Pollock, siendo Horkheimer el líder indiscutido. La primera generación de frankfurtianos además de sus fundadores son Erich Fromm, Massing, Wittfogel, Lowental, Walter Benjamín, Neumann, Kirscheimer, y, especialmente Herber Marcuse, que realiza una unión entre el marxismo y algunas ideas del psicoanálisis de Freud: el futuro de la revolución no está en el proletariado sino en la juventud. Su pensamiento cristalizó en la revolución juvenil de mayo de 1968. Sus obras principales son: Cultura y sociedad, Eros y civilización y El hombre unidimensional. En la segunda generación de frankfurtianos el pensador más destacado es Jürgen Habermas. Sus obras más conocidas son Conocimiento e interés y Teoría y praxis; es un autor muy leído en la actualidad.

Tras la caída del muro de Berlín en 1989, y la desmembración de la Unión Soviética, parece que la influencia del marxismo ha decaído; no obstante su crítica al capitalismo y su afán revolucionario sigue siendo de plena actualidad.

Créditos

Texto: Paloma Sánchez en Wikillerato

Creative Commons LicenseLos contenidos de Wikillerato están disponibles bajo una licencia de Creative Commons.
Pueden utilizarse y redistribuirse libremente siempre que se reconozca su procedencia.

Imagen

  • De Karl Marx - http://www.iisg.nl/collections/manifest/manifest-nl.php "Archival material held by the Institute may be published, unless otherwise stipulated", siehe hierOriginally from de.wikipedia; description page is/was here., Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=1779238
  • De E. Dutertre ; edited by de:Benutzer:Tets - http://www.marxists.org/archive/marx/photo/index.htm (direct link: http://www.marxists.org/archive/marx/photo/marx/pages/82km1.htm), Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=1383091
  • De Yvain2908 - Trabajo propio, CC0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=68851995

DIDACTIC UNITS

Karl Marx

La sociologia de Karl Marx

Karl Marx: el hombre alienado

Karl Marx, vida y obra

La sociologia de Karl Marx

Karl Marx, dialéctica (teoría y práctica) y praxis

Marx: el materialismo histórico

TO PRACTICE

Modern philosophy: authors

Philosophers of the 19th and 20th centuries

Mapa Conceptual: Materialismo histórico. Karl Marx

Exclusive content for members of

D/i/d/a/c/t/a/l/i/a
Sign in

Mira un ejemplo de lo que te pierdes

Comentar

0

Do you want to comment? Sign up or Sign in

Join Didactalia

Browse among 99087 resources and 490368 people

Regístrate >

O conéctate a través de:

Si ya eres usuario, Inicia sesión

Temas de: historia de la filosofía - 2º de bachillerato

Los presocráticos

Nivel educativo: 16-18 años/Bachillerato

Document class

Sócrates

Nivel educativo: 16-18 years old

Document class

Platón

Nivel educativo: 16-18 years old

Document class

Aristóteles

Nivel educativo: 16-18 years old

Document class

La filosofía helenística

Nivel educativo: 16-18 años/Bachillerato

Document class

Cristianismo e Imperio Romano

Nivel educativo: 16-18 años/Bachillerato

Document class

San Agustín

Nivel educativo: 16-18 años/Bachillerato

Document class

La Escolástica. Santo Tomás

Nivel educativo: 16-18 años/Bachillerato

Document class

Racionalismo

Nivel educativo: 16-18 years old

Document class

Empirismo

Nivel educativo: 16-18 años/Bachillerato

Document class

Idealismo trascendental. Immanuel Kant

Nivel educativo: 16-18 años/Bachillerato

Document class

Materialismo histórico. Karl Marx

Nivel educativo: 16-18 years old

Document class

Vitalismo. Nietzsche

Nivel educativo: 16-18 años/Bachillerato

Document class

Raciovitalismo. Ortega y Gasset

Nivel educativo: 16-18 años/Bachillerato

Document class

Do you want to access more educational content?

Sign in Join a class
x

Add to Didactalia Arrastra el botón a la barra de marcadores del navegador y comparte tus contenidos preferidos. Más info...

Game help
Juegos de anatomía
Selecciona nivel educativo
    Mapas

    CARGANDO...

    Ir a Mapas
    CienciasNaturales

    CARGANDO...

    Ir a juegos de ciencias
    Un museo virtual con más de 17.000 obras de arte

    CARGANDO...

    Ir a Mis Museos
    Biblioteca

    CARGANDO...

    Ir a BNEscolar
    EduBlogs

    CARGANDO...

    Ir a Edublogs
    Odite

    CARGANDO...

    Ir a Odite
    Powered by GNOSS