Panel Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

¿Qué puedo hacer?

94396 materialEducativo

textoFiltroFicha

Redes Sociales y Solidaridad [Seguridad Humana III/IX)]

tipo de documento Texto narrativo

  • Me gusta 0
  • Visitas 417
  • Comentarios 0
  • Guardar en
  • Acciones

Acerca de este recurso...

Es un hecho irrebatible: en todo el mundo existe y opera exitosamente un amplio tejido de redes de acción científica y social al margen de las imposiciones de la gran economía y los controles gubernamentales. A través de ellas grupos y personas consolidan los pilares de la convivencia y, hasta con sus propios recursos, contribuyen en la mayoría de los casos a la equitativa redistribución de la riqueza social y material de sus sociedades. Quienes activan y posibilitan estas redes son, entre otros, individuos, empresas, sociedad civil organizada, universidades, iglesias progresistas e instituciones públicas y privadas. En la mayoría de los casos son redes conformadas en la pluralidad, la tolerancia y la conciliación de lo diverso.

Llevadas sus acciones hacia el terreno de lo comunicacional, en la confluencia de estas redes queda a la vista la construcción de alternativas para la apropiación social de la información, principal bien de capital en el mundo actual. Recurren para ello al desarrollo de medios accesibles por igual a individuos y a grupos, que sin requerir de significativas inversiones (incluso con mínimos recursos materiales y económicos) logran lo que en otros momentos de la historia sólo fueron aspiraciones fuera de su realidad: el desarrollo de los propios medios de información masiva y de comunicación.

Hoy esas redes promueven la comunicación en todas sus formas socializadoras, en una perspectiva de “comunicación alternativa”. Y en medio de esa comunicación el fortalecimiento de los saberes y la capitalización social del conocimiento descuellan como efectos positivos, en mayor o menor medida según el ámbito y la circunstancia donde ocurren.

Las Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (NTIC) ocupan un sitio muy especial en el espectro de acción de estas nuevas redes sociales. Quienes integran estas emergentes formas de organización comprueban en ellas un hecho irrebatible: las NTIC son instrumentos de insospechada utilidad para el desarrollo social y el de los individuos y colectivos en particular, gracias principalmente a sus funcionalidades de innovación, su universalidad, su transformación permanente y su facilidad para obtenerlas y operarlas.

Está más que demostrado que en el presente y hacia el futuro los instrumentos digitales, ofimáticos y telemáticos pueden potenciar las capacidades de crecimiento de individuos y grupos, incluso ayudar a derribar las barreras de la exclusión económica. Siempre y cuando, por supuesto, se enmarque su uso en un proyecto social de aplicación local y global. En otras palabras: siempre y cuando se enfoque la distribución y el aprovechamiento de la información y sus tecnologías hacia la promoción del desarrollo sostenible desde la propia cultura, pero con una eficiente adaptación al entorno global.

Como colofón de estos esfuerzos se evidencia la, ahora sí, verdadera posibilidad de impulsar la “sociedad de la información” (donde por el momento poca oportunidad tenemos de incidir directamente) hacia su transformación en una verdadera “sociedad del conocimiento”, pero socializado.

Una adecuada gestión del conocimiento en nuestras organizaciones y un amplio proyecto colectivo de distribución social de las nuevas tecnologías conforman dos de las bases para lograrlo. Y ambas opciones ya están en plena ebullición en la llamada Web 2, mediante el trabajo de miles de organizaciones involucradas de lleno en la construcción de las comunidades libres y la búsqueda de la Web Semántica.

En nuestro caso, por ejemplo, Metadata es una de esas organizaciones cuyo trabajo en redes provee con información, conocimiento y programas de transformación informacional y organizacional a individuos, grupos, organizaciones de la sociedad civil e instituciones académicas y de gobierno. Principalmente a través de acciones de alfabetización informacional, mediante el desarrollo de proyectos de comunicación apoyados sobre NTIC y con la operación de cuatro proyectos sociales y académicos propios de impulso al abatimiento de la brecha digital:

  1. Proyecto Migrante: Gracias al apoyo de diferentes instancias públicas, algunas organizaciones y destacados representantes de la iniciativa privada, en Metadata hemos configurado un novedoso sistema de soporte tecnológico para organizaciones de la sociedad civil, instituciones educativas y micro, pequeñas y medianas empresas. Consiste básicamente en el desarrollo de proyectos de informatización de oficinas a muy bajo costo, mediante software libre, de código abierto y gratuito, en el marco de novedosas metodologías organizacionales que impulsan tanto el uso de aplicaciones locales (instaladas en la PC), como el de aplicaciones SaaS (software as a service, programas para uso desde servidores en Internet) o en la “nube”. Los resultados van desde la creación de completos sistemas ofimáticos, hasta eficientes intranets virtuales.
  2. Proyecto Biblos: Nuestra experiencia de más de 30 años en procesos editoriales la llevamos también hacia el terreno de la acción social. Para ello instrumentamos este proyecto de cofinanciamiento de la edición y publicación digital de obras de autores e instituciones inscritos en nuestro programa de apoyo académico. Los productos de este trabajo los llevamos a potentes e importantes plataformas informáticas de distribución pública que permiten poner en manos del lector tanto ediciones tradicionales, en papel, como ediciones electrónicas, e-Book o libros digitales, para lectura en pantalla, impresión bajo demanda y lectura en tablets como el iPad y otros dispositivos electrónicos portables.
  3. Proyecto Sapiens: Involucrados de lleno en la educación con NTIC, nos planteamos como objetivo central de nuestra misión institucional contribuir al abatimiento de la brecha digital, tanto entre los individuos como entre los grupos y las instituciones. Desde esta perspectiva promovemos este proyecto no lucrativo de formación en nuevas tecnologías y métodos informacionales para individuos, grupos de la sociedad civil y academia. Para ello (mediante “becas” de estudio a usuarios individuales, bajo convenio de cofinanciamiento o bajo contrato directo para organizaciones e instituciones académicas) ofrecemos cursos y espacio en nuestras dos plataformas de educación a distancia en modalidad e-Learning, con asesoría y acompañamiento en el diseño y conducción de cursos, así como en el desarrollo de completos programas de sistemas e-Learning para escuelas y empresas.
  4. Proyecto Pyme: Y justamente, la pequeña y la mediana empresa constituyen en conjunto uno de los sujetos más importantes de nuestra acción consultora, incluso en el marco de nuestros proyectos no lucrativos. Para ello, mediante este proyecto cofinanciamos y apoyamos a las PyME dotándolas de completos sistemas integrados de software libre para la automatización de oficinas, ayudándolas a evitar el uso de piratería y a fortalecer sus procesos empresariales.

En los cuatro proyectos se trabaja activamente en una formación teórico-práctica para aprovechar al máximo y al menor costo posible los instrumentos digitales y las redes de socialización, en pos de la construcción y gestión de conocimiento. Nuestras bases: las versiones más actuales de software libre para el trabajo intelectual y la investigación, así como los métodos de gestión informacional mejor definidos en el ámbito de la Internet académica y científica.

Es claro, pues, que en la actual Sociedad Red o Sociedad de la Información el trabajo en redes tiene una dimensión de obligatoriedad para el desarrollo de las organizaciones. Sin embargo no debe abordarse desde una perspectiva meramente instrumental, sino que debe profundizarse lo más posible en sus aspectos más conceptuales, teóricos e ideológicos. Más que un instrumento tecnológico dentro de la organización (sea ésta del tipo que sea), las redes de interacción profesional constituyen todo un modelo de conocimiento que está provocando profundos cambios en las concepciones, valores y finalidades de la organización.

En el menor de los casos nos espera la crisis si en este proceso no somos capaces de poner en duda nuestras prácticas tradicionales (anteriores a la Sociedad Red) y de replantear los fundamentos mismos de nuestras organizaciones para aprovechar las potencialidades de la tecnología sin contradecir nuestra esencia organizacional.

Es así como la Sociedad Red nos enfrenta irremisiblemente a nuevos escenarios que pueden potenciar u obstaculizar el futuro de la organización. Concluimos entonces que el trabajo en red es la mejor forma para integrarnos participativamente a los agresivos e imparables flujos de la globalización. Pero con la certeza queda un dilema por resolver: ¿nos insertamos en la globalización pasivamente o a través de vías de apertura permanente y bajo nuestro control en la mayor medida de nuestras posibilidades?

La respuesta es simple. En los ámbitos del trabajo mediante redes hay dos globalizaciones para insertarnos: una donde sólo podemos ser actores pasivos, impuesta por los poderes económicos internacionales y los grandes corporativos de las comunicaciones; otra donde podemos ser actores activos, que se construye colectivamente, conocida como “globalización ascendente”, plena de aportaciones desde lo “local” hacia lo “internacional”. Es importante conocer los fundamentos de los dos modelos de globalización para optar por la ruta correcta.

Luego entonces, las nuevas formas de intercambio y participación a las que nos enfrentamos toman un lugar privilegiado en los modelos organizacionales de la globalización. Para abordarlas y aprovecharlas es condición indispensable la reformulación de las estructuras formales, del ejercicio del poder al interior de la organizacion y de las formas del trabajo colectivo, más aún en los ámbitos donde la información o los procesos comunicacionales constituyen importantes bienes de capital o determinan la eficacia de nuestros resultados individuales y organizacionales.

Para concluir, diremos que el trabajo en red es un nuevo modelo de conocimiento en el que, queramos o no, tendremos que insertarnos, individual y organizacionalmente. No sin antes conocer en la mayor medida de lo posible, planificando y proyectando, cuáles pueden ser sus aportaciones a nuestra organización. Como ésta, las redes son estructuras organizacionales, aunque emergentes en su caso y configuradas por individuos, pequeños grupos y asociaciones con muchos intereses y valores en común. Su principal característica es su principal virtud.

En posteriores entregas sobre redes sociales hablaremos de su definición, su modelado, sus posibilidades, sus capacidades y los usos más adecuados para la organización, sobre todo en el entorno de los métodos del teletrabajo.


VIDEOCOMPLEMENTO
"Socialmedia", los medios en nuestras manos


Fotografía del post: "Funny", por Robert van der Steeg.


Categorías:

Fecha publicación: 14.7.2011

Licencia Creative Commons Contenido bajo una licencia de Creative Commons Attribution 3.0 License.

Comentar

0

¿Quieres comentar? Regístrate o inicia sesión

Únete a Didactalia

Navega entre 94396 recursos y 240776 usuarios

Regístrate >

O conéctate a través de:

Si ya eres usuario, Inicia sesión

¿Quieres acceder a más contenidos educativos?

Regístrate Acceso usuarios
Añadir a Didactalia
ayudaDelJuego
Mapas

CARGANDO...

Ir a Mapas
Un museo virtual con más de 17.000 obras de arte

CARGANDO...

Ir a Mis Museos
Biblioteca

CARGANDO...

Ir a BNEscolar
EduBlogs

CARGANDO...

Ir a Edublogs
Odite

CARGANDO...

Ir a Odite
Con la tecnología GNOSS