Panel Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

¿Qué puedo hacer?

94430 materialEducativo

textoFiltroFicha
  • Me gusta 0
  • Reproducciones 288
  • Comentarios 0
  • Guardar en
  • Acciones

Acerca de este recurso...

La basílica cristiana evoluciona directamente de la basílica romana.

Se trata de construcciones sencillas, edificios de planta rectangular, con tres naves rectangulares y varios ábsides. Se seguirá este modelo durante toda la Edad Media.



En el año 323, Constantino declara al cristianismo como religión oficial del Imperio romano. Con ello, la Iglesia comenzó a expandirse, consagrando altares e iglesias, una práctica que se extenderá a lo largo de toda la Edad Media.
Para la construcción de los templos cristianos primitivos se aprovechó la estructura de la basílica romana. En general, se trata de edificios de planta rectangular, con tres naves separadas y uno o varios ábsides semicirculares o cuadrados. En ocasiones existe un nartex o atrio a los pies del templo. La entrada estaba situada al oeste, el punto de la oscuridad y la muerte, que el devoto abandona al entrar al templo. El otro extremo, el del ábside, apunta al este, dirección de la luz y la resurrección.
En el interior, el primer espacio que encontramos es el nártex, donde deben permanecer los fieles en periodo de aprendizaje. Más adelante, se encuentra un pórtico, espacio importante pues atravesarlo es para el cristiano un gesto cargado de significado y de compromiso. La nave central, separada por columnas de las laterales, es más alta que éstas, permitiendo la entrada de una tenue iluminación que facilita el recogimiento de los fieles. Aquí se sitúan los devotos de pleno derecho, a lo largo de las naves central y laterales, en principio de pie, hasta que, en la Edad Media, se generalizó el uso de bancos.
El suelo de la iglesia aparece cubierto de losas de piedra, que cubren los enterramientos. En el otro extremo de la iglesia se encuentra la zona más importante, el altar. Lugar reservado al sacerdote, el altar, el elemento principal de la iglesia, debe estar de cara al pueblo. Estructura de piedra en forma preferentemente cuadrada, es el lugar desde el que el oficiante dirige la misa.
Esculturas de piedra y tallas de madera, mosaicos, frescos y vidrieras servían para ilustrar en la fe a las masas analfabetas de fieles. La difusión del culto cristiano se basó, también, en la presencia de reliquias, restos de mártires o santos, que movían a los devotos a la piedad y les ofrecían un modelo a imitar.

Es un contenido educativo de Artehistoria "la página del Arte y la Cultura en ESpañol".

Para obtener más recursos educativos consulta el índice y el buscador facetado de Didactalia.

Autores:

Fecha publicación: 10.4.2013

Se respeta la licencia original del recurso.

Comentar

0

¿Quieres comentar? Regístrate o inicia sesión

Únete a Didactalia

Navega entre 94430 recursos y 240608 usuarios

Regístrate >

O conéctate a través de:

Si ya eres usuario, Inicia sesión

¿Quieres acceder a más contenidos educativos?

Regístrate Acceso usuarios
Añadir a Didactalia
ayudaDelJuego
Mapas

CARGANDO...

Ir a Mapas
Un museo virtual con más de 17.000 obras de arte

CARGANDO...

Ir a Mis Museos
Biblioteca

CARGANDO...

Ir a BNEscolar
EduBlogs

CARGANDO...

Ir a Edublogs
Odite

CARGANDO...

Ir a Odite
Con la tecnología GNOSS