Panel Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

¿Qué puedo hacer?

72834 materialEducativo

textoFiltroFicha
  • Me gusta 0
  • Reproducciones 158
  • Comentarios 0
  • Guardar en
  • Acciones

Acerca de este recurso...

Trayectoria vital del pintor natural de Reus Mariano Fortuny Marsal.

Los primeros pasos de su carrera los da en Reus, pero pronto decide trasladarse a Barcelona. Debido al cierto éixto que va cosechando, se le concede una beca y se marcha a Roma, donde sigue evolucionando. Pasa en varias ocasiones por Marruecos, para terminar su formación en París.



La transformación del gusto que se experimentó en la pintura española durante la segunda mitad del siglo XIX estuvo marcada por la figura de Mariano Fortuny. La proyección de su obra fue asombrosa, cosechando una inesperado éxito, tanto en España como en París o Roma. Por desgracia, su temprana muerte no le facilitó el ocupar un puesto destacado entre los grandes maestros de nuestra pintura, que le corresponde sin ninguna duda.
Mariano Fortuny nació en la localidad tarraconense de Reus el 11 de julio de 1838, en el seno de una modesta familia. La epidemia de cólera que asoló Cataluña en la década de 1840 le dejó huérfano de madre a los once años, siendo recogido por su abuelo, llamado 'Marianet de les Figures'.
Su primera formación artística se produce en Reus, de la mano de Domingo Soberano, quien le enseñó el manejo del óleo y la acuarela. También aprende con un platero miniaturista, con quien aprende la minuciosidad que caracterizará su futura pintura.
El proceso formativo del joven artista continúa en Barcelona, donde es protegido por el escultor Domingo Tallarn. El siguiente paso será la matriculación en la Escuela de Bellas Artes de La Lonja. Sus maestros son los miembros del llamado Nazarenismo Catalán, que tenía puesta la mirada en la historia de Cataluña y en el Quattrocento italiano.
Durante los cinco cursos que permaneció Fortuny en la Escuela aprendió un riguroso dibujo, una soberbia ejecución compositiva y las cuestiones relacionadas con el oficio. Los trabajos de este primer periodo están dedicados a la temática histórica, sagrada o mitológica, manifestando una acentuada influencia de los nazarenos.
Gracias al cuadro sobre Ramón Berenguer III en el castillo de Foix consigue una pensión de la Diputación de Barcelona para trasladarse a Roma. El 19 de marzo de 1858 Fortuny llega a la Ciudad Eterna, donde sentirá una especial admiración por la pintura de Rafael, maravillándose con el Inocencio X de Velázquez.
En octubre de 1859 estalla la guerra entre España y el sultán de Marruecos. La Diputación de Barcelona piensa en Fortuny como cronista para captar las hazañas de los soldados catalanes, dirigidos por el general Juan Prim. Africa va a suponer un nuevo aire para nuestro pintor, al sentirse encandilado por los ambientes, las luces y los personajes. Fortuny se libera de convenciones y academicismos, sintiéndose atraído intensamente por lo oriental.
El final de la Guerra motiva el regreso del pintor a España, pasando por Madrid, donde visita el Museo del Prado, interesándose por las obras de los grandes genios de la pintura española. Su próximo destino será París; audirá los museos del Louvre, Versalles y Luxemburgo, sintiéndose atraido por la pintura de Delacroix. Podemos afirmar que el periodo de formación de Fortuny ha concluido.
Desde 1860 Mariano se abre camino en los circuitos comerciales, aumentando rápidamente su prestigio. Desde el año siguiente está de nuevo en Roma, donde empieza a cosechar un importante triunfo con acuarelas y cuadritos.
Los cuadros de batallas se le atragantan y regresa a Marruecos en 1862 para reavivar sus impresiones. En tierras africanas permanecerá dos meses. Las sensaciones que le emocionaron dos años atrás vuelven al espíritu del maestro, aunque no se inspiró lo suficiente para ejecutar los cuadros encargados. Se inicia ahora una época de continuos viajes entre Roma, París, Barcelona y Madrid conociendo a diversos artistas.
En París Fortuny firma un contrato con el marchante Adolphe Goupil para vender los cuadros que elaborase, trabajando en una temática orientalista junto a cuadros de gabinete, obras de asuntos intranscendentes, realizados con un estilo minucioso y detallista, interesado por la luz, el dibujo y el color. Con estos cuadros, Fortuny arrasará en el mercado europeo y su patrimonio crecerá a medida que le lluevan los encargos...

Es un contenido educativo de Artehistoria "la página del Arte y la Cultura en ESpañol".

Para obtener más recursos educativos consulta el índice y el buscador facetado de Didactalia.

Autores:

Fecha publicación: 10.4.2013

Se respeta la licencia original del recurso.

Comentar

0

¿Quieres comentar? Regístrate o inicia sesión

Únete a Didactalia

Navega entre 72834 recursos y 240480 usuarios

Regístrate >

O conéctate a través de:

Si ya eres usuario, Inicia sesión

¿Quieres acceder a más contenidos educativos?

Regístrate Acceso usuarios
Añadir a Didactalia
ayudaDelJuego
Mapas

CARGANDO...

Ir a Mapas
Un museo virtual con más de 17.000 obras de arte

CARGANDO...

Ir a Mis Museos
Biblioteca

CARGANDO...

Ir a BNEscolar
EduBlogs

CARGANDO...

Ir a Edublogs
Odite

CARGANDO...

Ir a Odite
Con la tecnología GNOSS