Panel Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

¿Qué puedo hacer?

94387 materialEducativo

textoFiltroFicha
  • Me gusta 0
  • Reproducciones 281
  • Comentarios 0
  • Guardar en
  • Acciones

Acerca de este recurso...

Durante el reinado de Felipe IV, Europa contaba con un complejo entramado político, con varias potencias disputándose la hegemonía europea y mundial. La Corona española entra ya en una grave crisis económica y militar de la que se benefician Francia e Inglaterra. Los Estados Pontificios, Dinamarca, Suecia o Rusia son otros estados que juegan un papel importante a lo largo del siglo XVII.



Cuando Felipe IV sube al trono, en 1621, la Monarquía hispánica cuenta con posesiones en toda Europa. Los reinos peninsulares son cuatro: Castilla, Aragón, Navarra y Portugal. En Italia, están bajo dominio español los reinos de Nápoles y Sicilia y el Milanesado. Son también españoles los Países Bajos y el Franco Condado. Frente a los Habsburgo españoles, la rama austriaca domina el Sacro Imperio romano-germánico, el mayor estado en extensión de la época. Dos son las principales potencias enemigas de ambas ramas de la casa Habsburgo: el reino de Francia y el de Inglaterra. Otros estados jugarán un papel fundamental en la política europea. Así, en Italia, los Estados Pontificios se asientan sobre buena parte de la península, rivalizando con la República de Venecia. En el norte de Europa se sitúan los reinos de Noruega y Dinamarca, por un lado, y el poderoso reino de Suecia, por otro. En el este europeo se sitúan el Imperio ruso, los reinos de Polonia y Hungría y el principado de Transilvania. Todos ellos habrán de hacer frente al Imperio otomano, que se expande desde el sur. El interés de franceses e ingleses será debilitar a los Habsburgo, tanto a la rama española como a la alemana. La pérdida del poder militar de los Habsburgo se plasmará en la paz de Westfalia, en 1648, en la que se reconocen las independencias de Suiza y las Provincias Unidas. Además, el Tratado de Lisboa, de 1668, ya con Mariana de Austria como regente de Carlos II, otorga la independencia a Portugal.

Es un contenido educativo de Artehistoria "la página del Arte y la Cultura en ESpañol".

Para obtener más recursos educativos consulta el índice y el buscador facetado de Didactalia.

Autores:

Fecha publicación: 10.4.2013

Se respeta la licencia original del recurso.

Comentar

0

¿Quieres comentar? Regístrate o inicia sesión

Únete a Didactalia

Navega entre 94387 recursos y 240379 usuarios

Regístrate >

O conéctate a través de:

Si ya eres usuario, Inicia sesión

¿Quieres acceder a más contenidos educativos?

Regístrate Acceso usuarios
Añadir a Didactalia
ayudaDelJuego
Mapas

CARGANDO...

Ir a Mapas
Un museo virtual con más de 17.000 obras de arte

CARGANDO...

Ir a Mis Museos
Biblioteca

CARGANDO...

Ir a BNEscolar
EduBlogs

CARGANDO...

Ir a Edublogs
Odite

CARGANDO...

Ir a Odite
Con la tecnología GNOSS