Panel Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

¿Qué puedo hacer?

94419 materialEducativo

textoFiltroFicha
  • Me gusta 0
  • Visitas 294
  • Comentarios 0
  • Guardar en
  • Acciones

Acerca de este recurso...

PROGRAMAS DE PREVENCION COMUNITARIA

La prevención comunitaria parte de la conjunción de los términos prevención y comunidad, por ello es importante, a modo de introducción, comenzar por definir ambos conceptos.

La prevención es un «proceso activo» a través del cual se ponen en marcha «iniciativas tendentes a modificar la formación integral y la calidad de vida de los individuos, fomentando el autocontrol individual y la resistencia colectiva ante las drogas» (Martín, 1995). Se trata de promover la participación de la comunidad para:

- Estudiar las causas de los problemas.
- Buscar las posibles soluciones.
- Poner en marcha las acciones acordadas.
- Integrar a todos los miembros de la población en las actividades.
- Responsabilizar a las personas en la toma de decisiones.

La comunidad es una realidad social viva. Los miembros de una comunidad comparten un mismo espacio físico o territorio que le proporcionan un sentido de pertenencia (existen excepciones, como son los pueblos nómadas, etc.) y unas señas de identidad colectiva con las que se reconocen y son reconocidos.

En la actualidad, se producen en las comunidades situaciones que se alejan de las señas de identidad colectiva proyectadas por el grupo mayoritario, y que son consideradas como perjudiciales y perniciosas para la integridad física, psíquica y social de sus miembros. Una de estas situaciones que tiene que afrontar con urgencia la comunidad es la problemática de las drogodependencias, y de ahí la importancia de la prevención, que se convierte en uno de los elementos fundamentales para su resolución.

A través de la prevención se trata de conseguir una «comunidad competente». Para lograrlo, la comunidad, ha de tener como señas de identidad claves la promoción de la salud, el análisis crítico y reflexivo de los estilos de vida y de los factores de riesgo que facilitan el consumo, venta de sustancias adictivas... ; e implantar necesariamente una sociedad de la inclusión donde se facilite la integración social de todas las personas y colectivos implicados en las drogodependencias. No se puede olvidar tampoco la importancia de una adecuada provisión de servicios sociales comunitarios y sanitarios que sean capaces de satisfacer las necesidades de la comunidad.

La prevención comunitaria no sólo hace referencia a la comunidad como grupo amplio, sino que también engloba a grupos más pequeños, que se conforman por la unión de personas o por acciones colectivas: Así tenemos comunidades familiares, vecinales, educativas, religiosas, científicas, etc.

La prevención comunitaria entiende como población destinataria toda la población, pero esta pretensión está todavía lejos de ser alcanzada debido a la baja participación, concienciación social e implicación ciudadana en cuestiones como son las drogodependencias, la marginación social, las problemáticas familiares, etc.

La prevención todavía no es capaz de absorber a toda la población como sería lo deseable, por ello las iniciativas de prevención se dirigen hacia comunidades pequeñas como las que nos referíamos con anterioridad. Las instituciones educativas tanto públicas como privadas, y en todos los niveles -educación infantil, primaria, secundaria obligatoria, secundaria postobligatoria-, se erigen como una de las mejores oportunidades para desarrollar acciones preventivas. No obstante, dichas acciones deben llevarse a cabo, conjuntamente, en los distintos medios educativos y comunitarios, considerando no sólo aquellas intervenciones más integradas en la dinámica escolar, sino también aquellas en las que el centro educativo actúa como instancia comunitaria: El profesorado, las familias, las corporaciones locales y los grupos sociales del entorno comunitario.

La enseñanza formal obligatoria transcurre durante la infancia y la adolescencia, etapas del desarrollo evolutivo muy influenciables, propicias para fomentar y promocionar hábitos, actitudes y estilos de vida saludables, así como también para favorecer alternativas de ocio y tiempo libre o la participación en actividades comunitarias.


CRITERIOS DE ACTUACIÓN

Los Programas de Prevención o de Educación Comunitaria pretende un cambio de mentalidad de la población a la que van dirigidos y, por tanto, de actitudes y comportamientos respecto de las drogas legales e ilegales y del alcance del concepto de salud. Se busca la responsabilidad de actuación de toda la población, que el problema no radica tanto en el tipo de droga como en el uso que se hace de ella, de forma que se adquieran actitudes continuadas y posturas claras ante la vida.

La prevención más eficaz será aquella que se desarrolla en situaciones normalizadas y desde el propio ambiente, con acciones frente a la demanda, el consumo, la oferta y las consecuencias a nivel individual y social. Los ciudadanos y los agentes sociales, desde su ámbito, pueden ejercer un papel en la prevención comunitaria si son conscientes de los beneficios de una vida sana.

Las acciones preventivas en y con la comunidad pueden ser de tres tipos:

a) ACTUACIONES ESPECÍFICAS:
Tratan de informar y educar en relación a las sustancias y sus consecuencias con actividades de promoción de la salud, estilos de vida saludables, etc.

b) ACTUACIONES INESPECÍFICAS:
En este caso se actúa sobre las causas que predisponen al uso o abuso de drogas con medidas que apoyen la maduración y el aumento de las capacidades personales: Afectividad, seguridad, equilibrio, valores... Estas intervenciones se desarrollan en la familia, la escuela, en el tiempo de ocio...

c) ACTUACIONES RELACIONADAS CON EL CONTROL DE LAS SUSTANCIAS:
Son acciones tendentes a la disminución del consumo, la oferta y la publicidad, sobre todo en relación a los menores.

La Prevención Comunitaria supone que todos, estamentos y sectores sociales, deben responsabilizarse de este problema y ayudar a aquellas personas incapaces de hacer un buen uso de las drogas a través de la prevención y la reinserción:

- Planificando los programas de intervención,
- coordinándose los especialistas con la comunidad,
- fomentando la participación y
- evaluando cada una de las intervenciones y los programas en su conjunto.

En resumen, con la participación sociocomunitaria se busca la integración y la colaboración entre todos los recursos de que dispone la comunidad. Los métodos preventivos se aplican sobre la población en general ( llamada también prevención primaria) o sobre grupos con conductas desadaptadas (prevención secundaria y terciaria) a través de programas de regulación legal (reducción del consumo y del tráfico), educativas (modificar actitudes) y sociales (creación de recursos para reducir la incidencia de la drogodependencia).

Los programas preventivos se enmarcan dentro del campo de la Educación para la Salud y, a poder ser, en el ámbito comunitario, para así:

- Unificar criterios (coordinación),
- desarrollar actividades dirigidas a los agentes sociales,
- actuar sobre la población de riesgo.

 

Fecha publicación: 18.10.2012

Se respeta la licencia original del recurso.

Comentar

0

¿Quieres comentar? Regístrate o inicia sesión

Únete a Didactalia

Navega entre 94419 recursos y 240215 usuarios

Regístrate >

O conéctate a través de:

Si ya eres usuario, Inicia sesión

¿Quieres acceder a más contenidos educativos?

Regístrate Acceso usuarios
Añadir a Didactalia
ayudaDelJuego
Mapas

CARGANDO...

Ir a Mapas
Un museo virtual con más de 17.000 obras de arte

CARGANDO...

Ir a Mis Museos
Biblioteca

CARGANDO...

Ir a BNEscolar
EduBlogs

CARGANDO...

Ir a Edublogs
Odite

CARGANDO...

Ir a Odite
Con la tecnología GNOSS