Panel Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

¿Qué puedo hacer?

94384 materialEducativo

textoFiltroFicha
  • Me gusta 0
  • Reproducciones 369
  • Comentarios 0
  • Guardar en
  • Acciones

Acerca de este recurso...

El casco protegía la cabeza de los golpes enemigos. Ha evolucionado notablemente, desde los primeros cascos itálicos que no protegían la cara hasta los cascos de las legiones del siglo II d.C.

Fabricados en bronce o hierro, están decorados con crestas de colores, identificativas de la falange a la que pertenecía cada soldado y el rango que este ocupaba.



Es apasionante la historia del casco en Italia, desde la época en que Roma era poco más que una aldea hasta que, con Octavio Augusto, sus legiones dominaban el mundo civilizado y buena parte del bárbaro. Y lo es, en primer lugar, porque muestra cómo en Italia se entrelazaban tres tradiciones culturales y tecnológicas diferentes, la etrusca, la griega y la celta, que se influyeron entre sí durante centurias; y segundo, porque la evolución del casco romano refleja a la vez dificultades económicas para armar a un número creciente de legionarios y necesidades tácticas ante los nuevos tipos de enemigos con quienes habrían de enfrentarse.
Los primeros cascos itálicos de los siglos VIII-VI a.C., de cresta o del tipo Negau eran modelos elegantes, altos, pero que no protegían la cara. Por ello, en el Sur de Italia se hicieron populares cascos griegos de diverso tipo, y en el s. IV surgieron modelos híbridos como el etrusco-corintio o el greco-itálico, que protegía bien la nuca al tiempo que permitía la audición, cosa difícil con el casco corintio.
Mientras tanto, el mundo celta a ambos lados de los Alpes abandonaba a fines del s. V a.C. el tipo Berru, muy espectacular pero poco práctico, y comenzaba a desarrollar los cascos de tipo hemisférico con remate superior, que permitían enganchar penachos y plumas. En las llanuras del Norte de Italia y en torno a los Alpes surgieron a principios del s. IV a.C. cascos de este tipo, muy bien fabricados, en hierro, con guardanuca forjado aparte y remachado, y amplias carrilleras con tres discos que protegían la cara. Eran piezas a menudo espléndidas, decoradas con repujados y apliques de oro, coral y otras materias preciosas.
En el área central de Italia se hizo mucho más frecuente una versión puramente itálica de este casco, en lámina de bronce con guardanuca en una sola pieza y carrilleras muy diferentes, que conocemos como tipo Montefortino o etrusco-itálico. Este casco, mal llamado de gorra de jockey, sería el característico de las legiones romanas durante el s. III, en las guerras contra Cartago y, en sus diferentes variantes, hasta la época de César y Augusto.
Estos cascos de entre 350 y 200 a.C. eran, a menudo, cuidados, con soportes para dos plumas y un gran penacho de crin en la parte superior, y decorados con un motivo sogueado en el borde inferior, además de incisiones en el guardanucas....

Es un contenido educativo de Artehistoria "la página del Arte y la Cultura en ESpañol".

Para obtener más recursos educativos consulta el índice y el buscador facetado de Didactalia.

Autores:

Fecha publicación: 10.4.2013

Se respeta la licencia original del recurso.

Comentar

0

¿Quieres comentar? Regístrate o inicia sesión

Únete a Didactalia

Navega entre 94384 recursos y 240290 usuarios

Regístrate >

O conéctate a través de:

Si ya eres usuario, Inicia sesión

¿Quieres acceder a más contenidos educativos?

Regístrate Acceso usuarios
Añadir a Didactalia
ayudaDelJuego
Mapas

CARGANDO...

Ir a Mapas
Un museo virtual con más de 17.000 obras de arte

CARGANDO...

Ir a Mis Museos
Biblioteca

CARGANDO...

Ir a BNEscolar
EduBlogs

CARGANDO...

Ir a Edublogs
Odite

CARGANDO...

Ir a Odite
Con la tecnología GNOSS