Piani di lezione di Didactalia

Princesas y faisanes: Luisa Isabel de Orleans y Mariana Victoria de Borbón

tipo de documento Planes de lección

  • Mi piace 0
  • Visite 69
  • Commenti 0
  • Salva su
  • Acciones

Info su questa risorsa...

INFORMACIÓN DIDÁCTICA

Información curricular Materia: Storia della Spagna Nivel educativo: 14-16 anni

Introducción

   España y Francia, eternas rivales desde hace siglos, han intentado firmar la paz en múltiples ocasiones tras batallas, tratados y acuerdos. Pero fue sin duda el  intento protagonizado en 1722 el más curioso y probablemente polémico tanto por su contenido como por su resultado: en la isla de los Faisanes, entre la española Irún y la francesa Hendaya, tuvo lugar un intercambio de dos jóvenes princesas a modo de contrato cuyos matrimonios y deseadas descendencias acabarían, teóricamente, con las disputas entre ambos países. Hablamos de Luisa Isabel de Orleans y Mariana Victoria de Borbón.

Luisa, la princesa sin nombre

   Luisa Isabel de Orleans nació en 1709 fruto del matrimonio entre Felipe II de Orleans, sobrino de Luis XIV (conocido como "el Rey Sol") y Francisca María de Borbón, hja ilegítima de este monarca y una de sus más célebres amantes, Madame de Montespán. En resumen, ambos cónyuges eran primos tal y como solía ser natural en las cortes europeas. Tras la llegada de varias niñas, el nacimiento de Luisa no fue en absoluto celebrado y tal fue la desazón de sus progenitores que la joven princesa careció de nombre durante largo tiempo, siendo conocida como Mademoiselle de Montpensier. Este nulo interés en la joven princesa no sólo se reflejaba en su falta de bautizo sino también en su educación, completamente descuidada en la corte. Madame de Montpensier fue llevada a un convento del cual fue expulsada y devuelta a palacio por su mala educación. Así pues, en los años que pasaron entre el convento y el anuncio de su enlace con el infante de España, Luisa creció de forma descontrolada y empezó a ser conocia por algunas de sus extravagancias.

Marianina, de las muñecas al compromiso matrimonial

   Marianina, como llamaban cariñosamente a Mariana Victoria de Borbón en la corte española, contaba con tan sólo cuatro años cuando fue prometida en matrimonio con el que sería el futuro Luis XV, siete años mayor que ella. En su breve vida en palacio, la tercera hija de Felipe V e Isabel de Farnesio fue relativamente feliz junto a su hermano mayor, el futuro Carlos III. No obstante, y a pesar de su corta edad, su padre no dudó en utilizarla como peón para firmar la paz con el país vecino.

Destinos que se cruzan en la Isla de los Faisanes

   El intercambio entre ambas princesas se produjo en un clima de enfermedad, pues los ciudadanos de Irún, según crónicas de la época, estaba pasando el sarampión o la viruela (enfermedad que ya había dejado más muertos que las propias guerras entre España y Francia y que, en cierto modo, propició la firma de esta paz), lo que provocó que la familia real española no cruzase el casco histórico del municipio sino que acudiese directamente en la isla. Al cruzar la frontera que separaba las dos mitades de la isla, cada una de las princesas dejó atrás su mundo para entrar en otro completamente diferente al que pertenecerían a partir de ese mismo instante. De este modo, Luisa se convertía en la futura esposa del infante Luis y, Mariana, en la eterna prometida del delfín Luis.

La vida española de una reina loca

   Cuando Luisa llegó a Madrid, la corte real se escandalizó al conocer que no estaba bautizada ni había hecho la primera comunión, sacramentos que se le otorgaron con prisa. No obstante, las habladurías comenzaron cuando el extraño comportamiento de la princesa, el cual fue reído incluso por su propio marido, que pronto se daría cuenta de la inestabilidad psicológica de los actos de su mujer. Luis I ascendió al trono en 1724 y tuvo que lidiar tanto con su país como con su esposa. Según los testimonios de la época, Luisa se solía presentar desnuda y maloliente ante la corte, corría por los jardines en camisón y presentaba conductas escatológicas delante del resto de aristócratas. No obstante, estos episodios solían combinarse con otros de lo que hoy conocemos como bulimia y trastorno obsesivo-compulsivo, llegando a utilizar hasta sus propios vestidos para limpiar sus aposentos. Ante este comportamiento, Luis I decidió encerrarla durante días enteros a la espera de que estos actos terminasen, sin éxito alguno.   Sin embargo, todo cambió cuando, a los siete meses de reinado, Luis contrae la viruela, enfermedad que todavía seguía presente tras unos años desde su aparición en España. Esta enfermedad, muy contagiosa, aisló al monarca de su corte ante el riesgo de una epidemia entre el resto de aristócratas. Para sorpresa de todos, la única que permaneció a su lado, arriesgándose a contraer la viruela, fue la reina Luisa, que rechazaba cualquier intento de separación.   Luis moría el 31 de agosto de 1724 y su padre, Felipe V, volvía a asumir el poder. Luisa fue expulsada de la corte.

La vida francesa de una reina niña

   Los cuatro años de Mariana de Borbón muy probablemente la ayudaron a no comprender todo lo que acontecía a su alrededor. En la corte siguió jugando a las muñecas bajo la atenta mirada de Madame de Ventadour, Mademoiselle de Blois y otras damas de palacio, entre las que se encontraba Isabel Carlota del Palatinado, cuñada de Luis XIV, que la calificó como "la cosa más dulce y bonita", con un ingenio más que notable para su corta edad. Cuando Luis XV alcanzó la mayoría de edad y pudo reinar, la impaciencia de la corte francesa por que Mariana alcanzase la madurez desembocó en una expulsión de la niña del país alentada, además, por la devolución de Luisa de Orleans a Francia. Habían pasado tres años desde que había cruzado la frontera.

El final de dos reinas

   Si bien los destinos de ambas niñas parecían ir de la mano, tras la vuelta de las princesas a sus cortes el final de ambas no pudo ser más diferente.   Luisa Isabel de Orleans regresó a Francia dispuesta a modificar su carácter y, muy probablemente obligada por su familia, volvió a pasar un tiempo en un convento, del cual salió a los dos años para retomar una vida tranquila en el Palacio de Luxemburgo. Falleció en 1742 de hidropesía, contando con 32 años de edad. En su honor, y a pesar del pésimo comportamiento que habían demostrado hacia ella, la corte española guardó tres meses de luto.   Por su parte, Mariana de Borbón permaneció en Madrid hasta su compromiso con José I de Portugal, con quien tuvo más afinidad con su antaño prometido francés. Fue madre de ocho hijos, entre ellos María I de Portugal, reina religiosa y pacifista con el segundo mandato más largo del país luso. Mariana murió en 1781, tras sobrevivir a su marido, en Lisboa.

Más intercambios de reinas

   La Isla de los Faisanes ha sido, históricamente, un lugar de encuentro entre las cortes española y francesa además de un lugar de intercambio de princesas, si bien al principio dichos cambios se llevaban a cabo en el río Bidasoa, sin cruzar la isla. A continuación te mostramos dichos acontecimientos:

  • Isabel de Valois (1559): hija de Enrique II de Francia y de Catalina de Médici, fue esposa de Felipe II. Cruzó el Bidasoa con trece años mediante un puente hecho con barcas.
  • Isabel de Francia y Ana de Austria (1615): la hija de Enrique IV pasó a ser esposa de Felipe IV de España mientras que Ana, hija de Felipe III, pasó a ser esposa de Luis XIII.
  • María Teresa de Austria (1659): primera princesa en ser intercambiada en la Isla de los Faisanes, fue hija de Felipe IV de España y  esposa de Luis XIV de Francia. Algunas crónicas cuentan que Luis, saltándose el protocolo por culpa de la curiosidad, llegó a la isla de incógnito para ver a su prometida.
  • María Luisa de Orleans (1679): sobrina de Luis XIV, fue esposa de Carlos II de España. La boda, no obstante, se había celebrado por poderes días antes. La entrega de esta princesa se fue retrasando durante tres semanas en las que los miembros de ambas cortes estuvieron esperando en la frontera.
  • María Teresa Antonia (1745): en un pabellón construido en la isla de los Faisanes, la hija de Felipe V cruzó la frontera para casarse con el Delfín, hijo de Luis XV.
  • Si quieres obtener más información sobre el intercambio de Luisa y Mariana, te recomendamos la película Cambio de Reinas (2018)

Comentar

0

Vuoi lasciare un commento? Iscriviti o inizia sessione

Únete a Didactalia

Browse among 96512 resources and 445502 people

Regístrate >

O conéctate a través de:

Si ya eres usuario, Inicia sesión

¿Quieres acceder a más contenidos educativos?

Iscriviti Acceso usuarios
Aggiungere a Didactalia
Ayuda juegos
Juegos de anatomía
Selecciona nivel educativo
    Mapas

    CARGANDO...

    Ir a Mapas
    CienciasNaturales

    CARGANDO...

    Ir a juegos de ciencias
    Un museo virtual con más de 17.000 obras de arte

    CARGANDO...

    Ir a Mis Museos
    Biblioteca

    CARGANDO...

    Ir a BNEscolar
    EduBlogs

    CARGANDO...

    Ir a Edublogs
    Odite

    CARGANDO...

    Ir a Odite
    Powered by GNOSS