Panel Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

¿Qué puedo hacer?

94384 materialEducativo

textoFiltroFicha
  • Me gusta 0
  • Visitas 201
  • Comentarios 0
  • Guardar en
  • Acciones

Acerca de este recurso...

Héctor Colomé nos lee el Soneto VII que forma parte de la obra Sonetos y lamentos de un amante del escritor universal William Shakespeare. En este podcast de Literatura Sonora, además, podemos descargarnos el audio en formato mp3.

 

El tema fundamental del soneto es el paso del tiempo. Aquí Shakespeare realiza un símil entre el curso del sol “astro” desde el amanecer hasta su puesta, con la vida del ser humano desde su nacimiento “luz” hasta su vejez “cansino carro”.  Pero en la última estrofa va más allá “Tú que estás en el cenit, sin hijos morirás inadvertido”, para Shakespere la descendencia era un símbolo de que será recordado tras la muerte, pero debía ser un hijo varón para continuar con la estirpe y que su apellido no fuera olvidado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las tres edades de la vida y la muerte de Hans Baldung
Imagen vía: cronicasdelenvejecimiento.blogspot.

 

Sonnet VII Soneto VII

Lo, in the orient when the gracious light 

Lifts up his burning head, each under eye 

Doth homage to his new-appearing sight, 

Serving with looks his sacred majesty; 

And having climb'd the steep-up heavenly hill,

Resembling strong youth in his middle age, 

yet mortal looks adore his beauty still, 

Attending on his golden pilgrimage; 

But when from highmost pitch, with weary car,

Like feeble age, he reeleth from the day,

 The eyes, 'fore duteous, now converted are 

From his low tract and look another way:

So thou, thyself out-going in thy noon, 

Unlook'd on diest, unless thou get a son. 

¡Lo ves! Cuando la tierna luz renace

Y asoma por oriente su penacho,

Todos los ojos rinden homenaje

A la sagrada majestad del astro.

Y cuando, ya en su edad mediana, alcanza,

Robusto y joven aún, la etérea cima,

No dejan de adorarlo las miradas

Que siguen su dorada travesía.

Mas cuando se retira lentamente

En su cansino carro, como un viejo,

Los ojos que lo honraban y a se vuelven

Y dejan de seguirlo en su trayecto.

Tú que estás en el cenit del camino,

Sin hijos morirás inadvertido.

 

Fecha publicación: 29.5.2014

Se respeta la licencia original del recurso.

Comentar

0

¿Quieres comentar? Regístrate o inicia sesión

Únete a Didactalia

Navega entre 94384 recursos y 240247 usuarios

Regístrate >

O conéctate a través de:

Si ya eres usuario, Inicia sesión

¿Quieres acceder a más contenidos educativos?

Regístrate Acceso usuarios
Añadir a Didactalia
ayudaDelJuego
Mapas

CARGANDO...

Ir a Mapas
Un museo virtual con más de 17.000 obras de arte

CARGANDO...

Ir a Mis Museos
Biblioteca

CARGANDO...

Ir a BNEscolar
EduBlogs

CARGANDO...

Ir a Edublogs
Odite

CARGANDO...

Ir a Odite
Con la tecnología GNOSS