Panel Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies (actualizada el 25-01-2017).

¿Qué puedo hacer?

94688 materialEducativo

textoFiltroFicha
  • Me gusta 0
  • Visitas 232
  • Comentarios 0
  • Guardar en
  • Acciones

Acerca de este recurso...

Opiniones sobre la figura de Gabriel Miró

Ramón María Tenreiro
Corpus Barga designa a la generación del 98 con el acróstico Vabumb (Valle, Azorín, Baroja, Unamuno, Maeztu, Benavente), nombre que suena a lubrificante de automóvil. Esta otra generación —aunque no les cuadrara personalmente tal apelativo— podría ser señalada con la jacarandosa denominación de Majo. (No en vano nuestra España de hoy va derramando guapeza y sandunga por el mundo con sus peliculeras, aviadores y mandarines.) Ortega y Gasset, Juan Ramón Jiménez, Pérez de Ayala y Gabriel Miró son las cuatro cabezas de nuestros cuarentones literarios: escritores de tal alcurnia y maestría, con su denominador común de barroquismo, que han traído a las letras castellanas un florecer de perfecciones estilísticas que, así en conjunto y como nota general de toda una generación, acaso no había vuelto a darse desde el siglo XVII. (El primor de un Valle-Inclán, un Azorín o un Valera es virtud puramente individual, no característica de todo un período.) Mas estos egregios escritores son principalmente ensayistas y poetas, no novelistas ni dramaturgos. Ortega es el ensayista tipo (prescindo aquí de otras facetas de su compleja personalidad que no hacen al caso); Juan Ramón, el lírico perfecto. En medio de ellos escriben sus relatos novelescos Ayala y Miró; pero, a pesar de las enormes diferencias que hay entre estos espíritus, coinciden en que sus narraciones, aparte esplendores de fondo y forma verdaderamente regios, no suelen poseer —por lo menos no en cada página ni en la línea fundamental de la obra— esa plenitud de vida concreta, cálida y palpitante, que viene a constituir lo esencial de la novela. Ayala juega con conceptos e ideas y sus novelas vienen a ser diálogos filosóficos, ensayos representados. En Miró todo es agudeza de sensaciones, delicadeza de impresiones, temblor de emociones; sus libros suelen ser poemas en prosa, saturados de sensibilidad, henchidos de ternura y melancolía, como aquel inolvidable Abuelo del Rey de su juventud, tan denso de poesía como acaso no lo sea ningún libro de versos de su tiempo...

...(accionar título para ver el contenido íntegro)


Es un contenido de la Intitución Libre de Enseñanza - Residencia de Estudiantes publicado en su portal de Revistas de la Edad de Plata

Autores:

Fecha publicaci?n: 1.4.2014

Se respeta la licencia original del recurso.

Comentar

0

¿Quieres comentar? Regístrate o inicia sesión

Únete a Didactalia

Navega entre 94688 recursos y 302746 usuarios

Regístrate >

O conéctate a través de:

Si ya eres usuario, Inicia sesión

¿Quieres acceder a más contenidos educativos?

Regístrate Acceso usuarios
Añadir a Didactalia
ayudaDelJuego
Juegos de anatomía
Selecciona nivel educativo
    Mapas

    CARGANDO...

    Ir a Mapas
    CienciasNaturales

    CARGANDO...

    Ir a juegos de ciencias
    Un museo virtual con más de 17.000 obras de arte

    CARGANDO...

    Ir a Mis Museos
    Biblioteca

    CARGANDO...

    Ir a BNEscolar
    EduBlogs

    CARGANDO...

    Ir a Edublogs
    Odite

    CARGANDO...

    Ir a Odite
    Con la tecnología GNOSS