Panel Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

¿Qué puedo hacer?

94384 materialEducativo

textoFiltroFicha
  • Me gusta 1
  • Visitas 327
  • Comentarios 0
  • Guardar en
  • Acciones

Acerca de este recurso...

Mujeres fascinantes que olvidaron tus libros de Historia (ElPais.com)Dieciocho mujeres brillantes escritoras, científicas, artistas,...que deberían figurar en los libros de historia y no lo hacen. De todas ellas el diario digital El País nos ofrece una breve reseña, que copiamos a continuación, y una galería de imágenes:

  • Lizzie Siddal (1829-1862) Poeta, escritora y musa de los prerrafaelitas.
     Pasaría a la historia por ser la protagonista del Ophelia de John Everett Millais (1852), pero esta pelirroja, musa de la hermandad de prerrafaelitas, desarrolló una interesante faceta como poeta. Con uno de ellos, Rosetti, acabaría casándose y viviendo un suplicio de matrimonio que la llevó a la depresión y al (presunto) suicidio por sobredosis de laúdano
  • Susan Kare (1954) Diseñadora gráfica y pionera del pixel art. 
    Posiblemente hoy no hablarías con emojis con tu smartphone y Steve Jobs no hubiese triunfado tanto sin el trabajo de Kare, a la que debemos agradecer que la interfaz de los Mac Os revolucionase el mercado. Ella creó los iconos de Apple y dio al MAC OS un léxico visual que era universalmente intuitivo para que se reconociese de forma instantánea, como las señales de tráfico. Su archivo ha sido adquirido por el MoMA
  • Lise Meitner (1878-1968)  Física y madre de la energía nuclear.
    Albert Einstein la definió como la 'Marie Curie alemana' y el Nobel decidió enterrar su nombre. La segunda mujer en graduarse en la Universidad de Viena descubrió la fisión nuclear, pero fue su compañero, Otto Hahn, quien sí ganaría el Nobel de de Química en 1944. Meitner siempre se mostró "horrorizada" de que sus estudios abriesen la puerta a la creación de la bomba atómica, que ella tildó de "destructora de los mundos"

  • Lee Krasner (1908-1984) Pintora y maestra del expresionismo abstracto.
    Es una de las pocas mujeres con una retrospectiva en el MoMA. La mayor parte de su obra la firmó como L. K., motivada por el influjo de su mentor, Hans Hoffman, que dijo que su obra "era tan buena que nunca imaginarías que lo ha pintado una mujer". En 1945 se casó con Jackson Pollock y pasó a ser conocida popularmente comoMiss Jackson Pollock, un sobrenombre que marcó su carrera y que rechazaba profundamente.

  • Rosalind Franklin (1920-1958) Química, también descubrió el ADN pero el Nobel no se acordó de ella.
    Franklin es uno de los ejemplos más flagrantes del efecto Matilda (o la invisibilización de las mujeres en el ámbito científico). Tras graduarse en Cambridge y pasar unos años en París estudiando los rayos X y su habilidad para detectar la estructura molecular de los cristales, volvió a Inglaterra para trabajar con Maurice Wilkins en determinar la estructura del ADN.

  • Jeanne Bucher (1872-1946) Galerista y salvaguarda del arte durante el nazismo.
    Tal y como explica I Love Herstory: "'Para esta intrépida y generosa galerista, el arte era, más que un negocio, una causa. Dio su apoyo a los artistas tachados de “degenerados” por el régimen nazi. De Chirico, Domela, Ernst, Kandinsky, Klee, Lipchitz, Miró, De Staël, o Marcoussis fueron algunos de ellos. Expuso sus creaciones cuando estaban prohibidas, las salvaguardó de las requisas e incluso acogió a quienes eran perseguidos".

  • Freya Stark (1893-1993) Exploradora y escritora británica
    Nadie ha exprimido con tanto brío los 100 años que vivió esta intrépida mujer. Escribió 24 libros sobre viajes (hablaba 9 idiomas) y con 81 años subió a lomos de una mula el Himalaya. Aventurera y apasionada por Oriente Medio, investigó una secta en Bagdad, viajó sola a Persia para cartografiarla y durante la Segunda Guerra Mundial fue una espía que organizó una red de inteligencia británica para que los árabes no apoyasen a Hitler.

  • Sofia Casanova (1851-1968) Periodista, corresponsal y escritora
    Esta periodista coruñesa entrevistó a Trotski y enviaba crónicas desde el frente de la Primera Guerra Mundial, narró qué pasó en la Revolución Rusa o la labor de las sufragistas. Antibélica y pacifista, fue enfermera de la Cruz Roja en Varsovia, escribió para el ABCEl Liberal o el New York Times y escribió novelas. Su ideología durante la Guerra Civil española (se alineó con el bando franquista) ha perpetuado su olvido

  • Delia Derbyshare (1937-2001) Pionera de la música electrónica
    Cuando la electrónica no invadía los clubs, esta británica era una jefa de la música concreta y se encargó, en 1962, de convertir un tema televisivo en un mito. Junto a Ron Grenier creó el tema principal de Doctor Who y formó White Noise, una de las primeras bandas de música electrónica. La BBC le ha rendido homenaje en varias ocasiones.

  • Frederica Sagor Maas (1900-2012) Guionista de cine en los años 20
    “Todos vosotros, panda de sinvergüenzas, estáis ya bajo tierra, mientras que yo sigo aquí, vivita y coleando". Así se desquitó Sagor Maas en sus memorias (La escandalosa señorita Pilgrim, Seix Barral) contra sus compañeros del cine mudo, que intentaron tapar a toda costa su valía (la acosaron y la plagiaron) por ser guapa y lista. Vivió plagada de excesos, llegó a ser crítica del Hollywod Reporter, se arruinó y escribió unas memorias 

  • Elsa Von Fryetag (1874-1927) La baronesa Dadá
    Aunque el dadaísmo intentó tapar a sus mujeres, cabe reivindicar a la espléndida Elsa, visceral y excéntrica, que se adelantó al punk, al body art y la performance décadas antes de su advenimiento. La mujer que se rapó la cabeza y la tiñó de rojo, la que colgaba bolsas de té de su pecho o se pintaba los labios de negro y se paseaba desnuda por las redacciones de Nueva York, regalaría la fuente del urinario que tantó popularizó Duchamp.

  • Diane Di Prima (1934) Poeta y beatnik
    Junto a Leonor Kandel, Elise Cowen y Denise Levertov, Di Prima fue una de las mujeres de la generación Beat, esa que tanto se ha recordado y ensalzado a través de sus firmas masculinas. Di Prima, que ha publicado más de 40 libros, escribió el indispensable Memorias de una Beatnik (El Aleph), donde desgranaba sus andanzas y aventuras sexuales con sus coétaneos.

  • Constance Lloyd (1859-1898) Periodista, sufragista y activista
    Se negó a vestir cómo la sociedad requería de una dama y fue una activista del sufragismo y feminismo. Le interesaban el espiritismo, el arte, la religión y la literatura. Tocaba el piano, pintaba al óleo, fue una fotógrafa técnicamente avezada y habitual de los círculos artísticos de Londres. Allí conocería a Oscar Wilde y se convertiría en su esposa y madre de sus dos hijos. La etiqueta todavía la persigue.

  • Magda Donato (Carmen Eva Nelken, 1898-1966) Periodista, dramaturga y actriz
    No, Hunter S. Thompson no fue el primer periodista a lo gonzo. Mucho antes estuvo Nelly Blie o Magda Donato, pionera del periodismo de principios del s. XX en España con sus 'reportajes vividos'. Se infiltró en sanatorios, mendigaba o se metía a secretaria de un adivino para contarlo. Hermana de Margarita Nelke (una de las primeras diputadas españolas), Donato publicó artículos en 1930 sobre cómo vivían las mujeres en España.

  • Maria Lejárraga (1874-1974) Escritora y feminista
    Gregorio Martínez Sierra, su marido, se apropió de su obra (por ejemplo, Canción de Cuna, adaptada por Garci al cine) y se la atribuyó a sí mismo. Diputada por Granada en la Segunda República, Lejárraga permitió un auténtico expolio literario en el que la amante de Gregorio interpretaba los papeles que ella escribía (y firmaba él). Pese a la apropiación, María fundó dos revistas y escribió Cartas a las mujeres de España o La mujer moderna.

  • Maria Mitchell (1818-1889) Astrónoma y activista
    Esta prima lejana de Benjamin Franklin miraba tanto al cielo con su telescopio que fue la segunda mujer en descubrir un cometa, pero cabe destacabar su profunda labor activista: se negó a vestir de algodón por el tratamiento que recibían los esclavos, abandonó a los cuáqueros y se pasó a las reuniones de las sufragistas, lo que la impulsó a montar la American Association for the Advancement of Women.

  • Margaret Ann Bulkley (1795-1865) La primera doctora de Gran Bretaña
    Margaret entendió que nunca podría ser cirujana siendo mujer, así que se hizo pasar por hombre (James Barry) para estudiar medicina y pasar a ser cirujano del Ejército. Sirvió en la batalla de Waterloo, practicó una de las primera cesáreas con éxito de la historia y mejoró la atención médica de los soldados. ....

     

     

Autores:

Fecha publicación: 13.3.2015

Se respeta la licencia original del recurso.

Comentar

0

¿Quieres comentar? Regístrate o inicia sesión

Únete a Didactalia

Navega entre 94384 recursos y 240290 usuarios

Regístrate >

O conéctate a través de:

Si ya eres usuario, Inicia sesión

¿Quieres acceder a más contenidos educativos?

Regístrate Acceso usuarios
Añadir a Didactalia
ayudaDelJuego
Mapas

CARGANDO...

Ir a Mapas
Un museo virtual con más de 17.000 obras de arte

CARGANDO...

Ir a Mis Museos
Biblioteca

CARGANDO...

Ir a BNEscolar
EduBlogs

CARGANDO...

Ir a Edublogs
Odite

CARGANDO...

Ir a Odite
Con la tecnología GNOSS