Panel Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

¿Qué puedo hacer?

94391 materialEducativo

textoFiltroFicha

Libro Electrónico y Bibliotecas Digitales Abiertas [Seguridad Humana VI/IX]

tipo de documento Recurso transversal - Libro

  • Me gusta 1
  • Visitas 500
  • Comentarios 0
  • Guardar en
  • Acciones

Acerca de este recurso...

Libro Electrónico y Bibliotecas Digitales AbiertasEn el ámbito de lo institucional, la publicación electrónica como una de las grandes aportaciones de las Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (NTIC) se ha convertido en una importante opción que posibilita vías alternativas a la producción editorial (tradicionalmente onerosa), necesaria para dar salida a los productos de la investigación. Ensayos, productos de investigación, instructivos, manuales y cursos completos de importantes organizaciones públicas y privadas se distribuyen ahora en alguno de los formatos del e-Book, accesibles a cualquiera desde la Red de Redes, ya sea mediante pago o para descarga gratuita incluso bajo licenciamientos públicos.

A partir de estas posibilidades, numerosas redes académicas y comunitarias han comenzado a incursionar en la creación de importantes bibliotecas digitales para la sistematización del conocimiento de sus grupos y organizaciones. En muchos casos se forman reservorios de uso para grupos cerrados de investigación o de vinculación profesional; en otros, se generan iniciativas de creación colectiva y abierta, donde incluso el código de programación de las plataformas que los soportan quedan a la disposición pública; en algunos más se desarrollan importantes proyectos de largo plazo para formar plataformas de acceso universal, sí, pero cuyos códigos de configuración quedan totalmente restringidos y bajo la propiedad absoluta de sus creadores.

Para ejemplificar con algunas interesantes iniciativas como las mencionadas, nos referiremos a tres proyectos internacionales que se pueden contar entre los primeros de su tipo en el ámbito hispanohablante: la Biblioteca Cervantes, de España, la Biblioteca El Aleph, de Argentina, y la Wikipedia, que cuenta con Wikilibros, un importante apartado de libros electrónicos.

Dejamos para otra ocasión la reseña de otros importantes proyectos públicos (como el de Google y la digitalización de millones de libros en papel para llevarlos a la biblioteca digital), cuyas características interesa más enmarcar en el desarrollo especializado de plataformas documentalistas y bibliotecológicas, en las corrientes de los movimientos de los comunitarios virtuales y en la búsqueda de la llamada Web Semántica.


Una visión cervantina

Definida por sus promotores como “la biblioteca de las culturas hispánicas”, la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes fue inaugurada en julio de 1999. De ella decían sus fundadores que es:

“…un amplio proyecto de edición digital del patrimonio bibliográfico, documental y crítico español e hispanoamericano, que pretende potenciar la expansión universal de las culturas hispánicas a través de la utilización y la aplicación de los medios tecnológicos más avanzados”.

Al decir de sus promotores (la Universidad de Alicante y el Banco Santander Central Hispano, con la colaboración de la Fundación Marcelino Botín), es una iniciativa con la cual se intenta promover la suma de esfuerzos y proyectos de otras instituciones, públicas o privadas, interesadas en el estudio y la difusión de la cultura española e hispanoamericana.

En su fondo bibliográfico y documental (de libre acceso vía Internet) se resguardan importantes y numerosas obras de la cultura hispanoamericana, así como obras de referencia, estudio, análisis y crítica para comprenderla mejor. Historia, literatura y filosofía destacan como ejes de construcción de esta gran biblioteca, rigurosa y científicamente dirigida por un grupo de docentes e investigadores universitarios de diversas procedencias internacionales.

Esta sistematización ha posibilitado la conformación de amplios catálogos alfabéticos perfectamente clasificados e indizados mediante la técnica CDU (clasificación decimal universal), lo que permite universalizar el acceso no sólo a los hispanoparlantes, sino también a usuarios hablantes de otras lenguas (cuenta incluso con catálogos en lenguas distintas al castellano). Ni qué decir de sus instrumentos de consulta y búsqueda en línea, constantemente perfeccionados para facilitar la vida al usuario.


Borgiano reservorio

El Aleph es otra importante iniciativa en castellano que demuestra cómo las nuevas tecnologías usadas solidariamente pueden contribuir en mucho a ese aspecto de la seguridad humana que es la educación.

Inspirados en el título de un cuento de Jorge Luis Borges, sus promotores (argentinos, como el gran escritor) explican el proyecto con la misma definición que Borges aplicara a su narración:

“…el lugar donde, sin ninguna posible confusión, todos los lugares del mundo se encuentran, vistos desde todos los ángulos”.

¿La Web semántica desde un nodo bibliotecario en Argentina? Su intención, afirman, fue brindar al mundo, en un solo lugar, todos aquellos textos que consideraron imprescindibles en cualquier biblioteca, sin importar su origen.

A partir de noviembre de 1998 El Aleph habría de iniciar una interesante historia, dividida en trece etapas, que derivaría finalmente en una importante empresa con sentido social capaz no sólo de promover una amplia socialización del conocimiento, sino también de sostenerse gracias a una importante y tecnologizada gama de servicios editoriales para el usuario corporativo.

Inicialmente sus creadores buscaban en la Internet textos en español para la investigación social. Lo que en apariencia era una sencilla aspiración se convirtió muy pronto en un reto casi imposible de cumplir, sobre todo en una época donde el idioma español ocupaba menos que cero espacios en la Red de Redes. Fue así como se vieron motivados para crear su propia biblioteca: El Aleph, que abrió su sitio al público en 1999, con un servidor ubicado en Toronto, Canadá. Contaban apenas con 10 títulos.

El éxito del proyecto, que para finales de 1999 poseía ya más de 150 títulos digitalizados, llevó a sus promotores a crear un Directorio de Recursos Literarios en Español, con hipervínculos a otros sitios de contenidos específicos, así como un foro de discusión que para el año 2000 había registrado ya a 1000 usuarios.

Ese mismo año se habían incorporado colaboradores de Argentina, Chile, España y Paraguay, lo que permitió, en febrero, lanzar la editorial El Aleph, donde los usuarios podían publicar sus propias obras. La primera semana había ya solicitudes de 100 autores que deseaban incorporarse al proyecto con sus obras.

Hoy, El Aleph posee una librería para la venta de 100,000 títulos en formato tradicional, 500 libros de factura propia, algunas incluso reproducciones facsimilares de libros de alto valor histórico. A ello se agregan nuevos servicios en red para los usuarios, como chat, club de lectura y un taller en línea de corrección de estilo para autores. Lo que naciera como una simple inquietud por recuperar materiales de la Internet se convirtió, finalmente en una gran empresa social.


Saberes en colectivo

La Wikipedia es otra importante iniciativa de las comunidades libres de Internet. Se trata de un proyecto colectivo cuya finalidad principal, cuando se inició, era escribir comunitariamente enciclopedias libres en todos los idiomas (a la manera de enciclopedias universales como Encarta, de Microsoft, recientemente cerrrada por el avance de la Wikipedia). Fue fundada por Jimmy Wales y Larry Sanger, dos miembros destacados de la llamada “comunidad libre de Internet”.

Para el efecto desarrollaron un software especial (en lenguajes de programación y bases de datos de código abierto libre) que permitiría a los autores participantes publicar en línea sus artículos sin requisitos de revisión inicial, pero con la condición de que posteriormente serían revisados, corregidos y adicionados por otros colaboradores dispuestos a hacer ese trabajo. En todos los casos, un grupo de editores formado por especialistas voluntarios en cada una de las materias (innumerables) de la enciclopedia.

Iniciada el 15 de enero de 2001, para el año 2004 la Wikipedia contaba ya con la participación de 10,000 editores voluntarios trabajando en 1,000,000 de artículos en más de 50 idiomas. Para marzo de 2005 la versión líder del proyecto (la inglesa) contenía en sus páginas poco más de 500,000 entradas, alcanzándose el millón y medio entre todos los idiomas. Diariamente cientos de miles de usuarios hacen decenas de miles de ediciones y crean decenas de miles de nuevos artículos.

Uno de los principales atractivos de la Wikipedia es que todos sus contenidos (textuales o de imagen) se publican bajo una modalidad de licenciamiento público que permite su libre distribución, reproducción y edición. Mediante esta licencia (conocida en el mundo del software libre como licencia GNU-GFDL) las contribuciones permanecen como propiedad de sus autores, pero con límites de responsabilidad y prohibición de lucro para los usuarios.

Hoy, la Wikipedia se ha convertido en un amplio proyecto que incluye las siguientes derivaciones: Wikidiccionario (diccionario de sinónimos), Wikilibros (libros de texto y manuales), Wikiquote (colección de citas), Wikisource (documentos originales), Wikiespecies (directorio de especies), Wikinoticias (noticias libres) Commons (imágenes y multimedia), Wikiversidad (recursos de aprendizaje y proyecto de universidad abierta) y Meta-Wiki/Wikimedia (coordinación de proyectos en línea y reservorio de recursos multimedia).


PDF, el rey de los formatos

El protagonista principal de las nuevas bibliotecas digitales es el formato de archivo PDF. Se trata de una forma de presentar contenidos que ofrece muchas ventajas para la distribución del conocimiento:

  • Fue el primer formato eBook universal.
  • Es un formato abierto actualmente.
  • Es de uso universal.
  • Es de fácil conversión a documentos de texto e imagen.
  • Los programas para su lectura y marcaje son gratuitos.
  • Es el formato elegido por la mayoría de bibliotecas digitales en el mundo.
  • Cualquier dispositivo electrónico con capacidades de lectura de libros electrónicos puede reproducirlo.
  • En materia de métodos documentalistas maneja su metadata con los estándares Dublin Core, uno de los más importantes sistemas de clasificación de documentos.
  • Puede usarse tanto en pantalla como para la impresión profesional.
  • Admite aplicación de rangos de seguridad para bloquear algunas de sus funcionalidades, como la impresión, la copia o la modificación.
  • Todos los programas de autoedición lo utilizan como la primera forma de salida después de sus propios formatos.


El formato PDF, por otra parte, permite muchas formas de públicación en la "nube". Por ejemplo:

  • Libros electrónicos en formato Flash para su lectura en pantalla y descarga como PDF original.
  • Presentaciones en línea, convertidas en tiempo real al formato Flash para su visualización en pantalla y descarga en PDF.
  • Archivos para el intercambio, anotación y seguimiento en el marco de la administración de proyectos.
  • Libros multimedia basados en el PDF, con archivos de video, sonido y animación Flash incrustados en sus páginas.


En conclusión, el formato PDF representa no sólo el auténtico origen y la actualidad de los libros electrónicos, sino también su futuro. Por sí mismo constituye toda una plataforma de desarrollo que puede dar base planificada a muchos aspectos de la gestión del conocimiento en nuestras organizaciones. En la Internet sobran aplicaciones SaaS vinculadas de forma importante a este formato: intranets virtuales, discos duros virtuales, administradores de proyectos, Learning Manager Systems, Content Manager Systems, sistemas de videoconferencia y, por supuesto, manejadores de bibliotecas digitales.

Como usuarios profesionales de la Web es importante conocer a fondo este formato, sus posibilidades y los instrumentos que nos permiten tanto su producción como su almacenamiento, mantenimiento y distribución en el entorno de sistemas de información digital. Desde esa perspectiva, son tres sus niveles de importancia para la Gestión del Conocimiento en nuestras organizaciones: constituye un excelente punto de partida para iniciar nuestros procesos de alfabetización informacional, es un medio idóneo para dar soporte a la documentación de muchos de nuestros procesos organizacionales, y su dominio como producto editorial es un importante objetivo en el marco de nuestros procesos de documentación, comunicación y difusión. En Metadata es uno de nuestros principales instrumentos.


VIDEOCOMPLEMENTO

Biblioteca Digital Hispánica

(Un ejemplo institucionalizado del aprovechamiento de las nuevas tecnologías para el bien público)



Fotografía del post: "Out of the pit", por Robert van der Steeg.
Algunos derechos reservados, bajo una licencia Creative Commons.

Fecha publicación: 8.8.2011

Licencia Creative Commons Contenido bajo una licencia de Creative Commons Attribution 3.0 License.

Comentar

0

¿Quieres comentar? Regístrate o inicia sesión

Únete a Didactalia

Navega entre 94391 recursos y 240497 usuarios

Regístrate >

O conéctate a través de:

Si ya eres usuario, Inicia sesión

¿Quieres acceder a más contenidos educativos?

Regístrate Acceso usuarios
Añadir a Didactalia
ayudaDelJuego
Mapas

CARGANDO...

Ir a Mapas
Un museo virtual con más de 17.000 obras de arte

CARGANDO...

Ir a Mis Museos
Biblioteca

CARGANDO...

Ir a BNEscolar
EduBlogs

CARGANDO...

Ir a Edublogs
Odite

CARGANDO...

Ir a Odite
Con la tecnología GNOSS