Panel Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

¿Qué puedo hacer?

94384 materialEducativo

textoFiltroFicha
  • Me gusta 0
  • Reproducciones 274
  • Comentarios 0
  • Guardar en
  • Acciones

Acerca de este recurso...

El mundo funerario tenía una importancia vital en el antiguo Egipto. Los faraones, sacerdotes, reinas y personajes importantes buscaban garantizar su paso a la otra vida mediante la construcción de grandes complejos funerarios.

Además de las mastabas y pirámides, a partir de la XVIII dinastía se desarrolla un nuevo tipo de enterramiento, las necrópolis excavadas en la roca, como el Valle de los Reyes y de las Reinas.




Si durante las primeras dinastías egipcias la forma común de enterrar el cadáver de los personajes notables fueron la pirámide o la mastaba, a partir de la XVIII dinastía, hacia el año 1550 a.C., y durante las dos siguientes, los reyes y sus esposas, así como los altos funcionarios, eligieron como sede de su residencia eterna grandes necrópolis excavadas en la roca, en valles situados frente a la ciudad de Tebas. El Valle de los Reyes y el de las Reinas son las necrópolis más conocidas.
Las tumbas de los valles presentan una planta similar. Una reconstrucción del lado oeste de la tumba de Nefertari, quizás la más conocida, nos sirve para apreciar su estructura. Ésta era igual a la que presentaban los enterramientos de los faraones: una serie de corredores y cámaras que se excavan en las laderas de las montañas, penetrando en ángulo oblicuo en su interior.
La entrada se hacía por una escalera, que daba acceso a la antecámara, un vestíbulo y otra estancia adosada. Otro tramo en rampa conducía a la cámara funeraria, sostenida por 4 pilares. A esta cámara se le habían abierto pequeñas salas anexas, que servían de almacenes para las ofrendas funerarias. La capilla o cella, dedicada al culto, cierra la tumba.
El esquema que seguía la tumba, con salas, corredores descendentes y cámara funeraria con anexos, reflejaba el itinerario del difunto en su camino hasta convertirse en divinidad. Las tumbas egipcias estaban todas ricamente decoradas, y tenemos la suerte de que, en algunos casos, sus pinturas se han conservado muy bien.
La tumba de Nefertari, la gran esposa de Ramsés II, es, sin lugar a dudas, la más bella de Egipto. Con más de 500 m2 cubiertos por pinturas, en sus paredes podemos apreciar, entre otras muchas escenas, a la reina ofreciendo vasos rituales a la diosa Hathor, o recitando ante el dios Tot un pasaje del Libro de los Muertos. En definitiva, se trata de una verdadera joya del arte universal.

Es un contenido educativo de Artehistoria "la página del Arte y la Cultura en ESpañol".

Para obtener más recursos educativos consulta el índice y el buscador facetado de Didactalia.

Autores:

Fecha publicación: 10.4.2013

Se respeta la licencia original del recurso.

Comentar

0

¿Quieres comentar? Regístrate o inicia sesión

Únete a Didactalia

Navega entre 94384 recursos y 240290 usuarios

Regístrate >

O conéctate a través de:

Si ya eres usuario, Inicia sesión

¿Quieres acceder a más contenidos educativos?

Regístrate Acceso usuarios
Añadir a Didactalia
ayudaDelJuego
Mapas

CARGANDO...

Ir a Mapas
Un museo virtual con más de 17.000 obras de arte

CARGANDO...

Ir a Mis Museos
Biblioteca

CARGANDO...

Ir a BNEscolar
EduBlogs

CARGANDO...

Ir a Edublogs
Odite

CARGANDO...

Ir a Odite
Con la tecnología GNOSS