Panel Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies (actualizada el 25-01-2017).

¿Qué puedo hacer?

94541 materialEducativo

textoFiltroFicha

Historia sobre el trabajo el ahorro y el interés compuesto

tipo de documento Economía

  • Me gusta 0
  • Visitas 226
  • Comentarios 0
  • Guardar en
  • Acciones

Acerca de este recurso...

 

Mi amigo Luis, me envía la siguiente historia:

 

-Hace unos meses el hijo de un vecino acudió a mi oficina buscando empleo de auxiliar administrativo. Le dije que estaba dispuesto a facilitárselo, pero únicamente por un mes y que debería trabajar doce horas al día, todos los días del mes. Le comenté que disponía de poco dinero y que su sueldo sería muy bajo. Le especifiqué que el primer día ganaría un centavo -le insistí que era un centavo, no un dólar, para que no hubiera malentendidos-, el segundo dos centavos, el tercero cuatro y así sucesivamente, doblando sus ganancias cada día que pasara. En la última jornada de trabajo recibiría el total de sus emolumentos y mi agradecimiento por una tarea tan dura y mal remunerada.

-¿Aceptó?

-¿Tú qué crees? Se despidió de muy malas maneras y con cara de pocos amigos.

-Lo tiene calculado, ¿no es así? ¿Cuál sería su sueldo el día 31?

-Una minucia, tan sólo 10.737.418 dólares, que no centavos –apostilló Richard.

-¿Y si hubiera aceptado el ofrecimiento?

-¿Lo habrías hecho tú, en los términos de mi propuesta y con el planteamiento tan negativo y peyorativo que le hice?

-Casi once millones de dólares, es una autentica barbaridad.

-Te equivocas en tus cálculos, olvidas que hay que sumar las cantidades de los treinta días anteriores. Sus retribuciones totales ascenderían a 21.474.836 dólares. Un día más de trabajo y habría significado mi ruina, sentenció Richard, con una irónica y traviesa sonrisa.

-¿Está todavía vigente su oferta de trabajo? Yo soy muy buena con el ordenador 

–bromeó.

-Tú siempre tendrás un hueco en mi despacho.

Se fijó en una fotografía enmarcada y dedicada del genial Albert Einstein, con la siguiente leyenda: “El interés compuesto es la mayor invención de la humanidad por permitir una sistemática y confiable acumulación de riqueza”.

Este recurso fué publicado originalmente en la comunidad Comunidad de Información Financiera Global.

Fecha publicación: 22.3.2013

Se respeta la licencia original del recurso.

Comentar

0

¿Quieres comentar? Regístrate o inicia sesión

Únete a Didactalia

Navega entre 94541 recursos y 295097 usuarios

Regístrate >

O conéctate a través de:

Si ya eres usuario, Inicia sesión

¿Quieres acceder a más contenidos educativos?

Regístrate Acceso usuarios
Añadir a Didactalia
ayudaDelJuego
Juegos de anatomía
Selecciona nivel educativo
    Mapas

    CARGANDO...

    Ir a Mapas
    Un museo virtual con más de 17.000 obras de arte

    CARGANDO...

    Ir a Mis Museos
    Biblioteca

    CARGANDO...

    Ir a BNEscolar
    EduBlogs

    CARGANDO...

    Ir a Edublogs
    Odite

    CARGANDO...

    Ir a Odite
    Con la tecnología GNOSS