Panel Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

¿Qué puedo hacer?

94384 materialEducativo

textoFiltroFicha
  • Me gusta 0
  • Visitas 613
  • Comentarios 0
  • Guardar en
  • Acciones

Acerca de este recurso...

Durante la próxima década, el cómo y dónde se realice el trabajo dependerá de factores como los avances tecnológicos, la mundialización y la dinámica de los trabajadores. Si a esto sumamos las restricciones corporativas, la volatilidad económica y el alto desempleo que estamos viviendo, la tarea de estructurar un entorno de trabajo efectivo y productivo se convierte en algo todavía mucho más complejo. La forma en que una empresa organice su personal determinará los beneficios o las pérdidas, la expansión o la contracción, el éxito o el fracaso.

LA VANGUARDIA| Philippe Jiménez, Director de Regus en Iberia (17/11/2010)

Esto significa que las estrategias inmobiliarias convencionales no logran satisfacer los constantes cambios que se producen en las empresas ni cubrir las necesidades de un personal cada vez más disperso.

La flexibilidad, unida al ahorro de costes y a las prácticas de ahorro energético, son indispensables si se desea tener puestos de trabajo eficientes. Las empresas con visión de futuro han reconocido estos factores y tratan de diseñar unos activos que emancipen a sus trabajadores y adecúen correctamente el trabajo al espacio.

Los trabajadores móviles dependen más de la tecnología que de los espacios físicos

La tecnología ha hecho que los trabajadores sean móviles. La accesibilidad en tiempo real a los datos y a la información está posibilitando una nueva forma de trabajar. Las empresas intentan adaptarse a un estilo de trabajo virtual, transformando a la vez sus estrategias inmobiliarias para complementar esta nueva realidad.

Los socios, los clientes y los empleados se hallan geográficamente muy dispersos. La gran dependencia de las comunicaciones virtuales desde casa, la carretera u otros lugares hace que dejen de tener sentido las oficinas y las salas de reuniones contratadas a largo plazo. La prueba de que este cambio ya está en marcha la aportan las estadísticas de la industria, que mencionan más de un 50% de espacios de oficina infrautilizados.

De acuerdo con el análisis de mercado de la consultora IDC, se espera que la población mundial de trabajadores móviles llegue a 1.200 millones de personas en 2013, el equivalente a más de un tercio de la población trabajadora de todo el mundo. Estados Unidos tendrá en 2013 la mayor proporción de trabajadores móviles, con un 75% o 119,7 millones de personas, según las previsiones del estudio.

Los trabajadores de Europa Occidental tendrán un sano aumento del índice compuesto de crecimiento anual (CAGR) del 6% entre 2008 y 2013, llegando a 129,5 millones de trabajadores móviles (el 50,3% del total) en 2013, superando el número total de trabajadores móviles de Estados Unidos.

Cuanto más tiempo pasan los trabajadores fuera de las oficinas, más dinero gasta la empresa en espacios, energía y tecnología desaprovechados. En lugar de seguir pagando por instalaciones infrautilizadas, las empresas deberían optar por deshacerse de sus activos y ofrecer a sus empleados espacios en los que trabajar en cualquier momento y en cualquier lugar, como las oficinas de pago, los espacios en los que recalar, las salas de reuniones y los centros de negocios. 

Mundialización: Transacciones locales con implicaciones mundiales

Las economías mundiales son ahora más interdependientes que en cualquier otro momento de la historia. Los mercados emergentes de Asia, Europa del Este, Sudamérica y África ya están maduros para el desarrollo, ya que para sobrevivir a la crisis financiera las empresas se vieron abocadas a buscar oportunidades en nuevas ciudades. El resultado ha sido que muchas empresas no han sufrido caídas en su producción. El trabajo se realiza en todos los husos horarios, los trabajadores "siguen la trayectoria del sol".

Las rutas comerciales entre empresas son cables de fibra óptica. Pulsando un botón se intercambia información o se realiza una transacción en cuestión de segundos. Esta realidad hace que caiga la barrera tradicional de tiempo del modelo empresarial de 9.00 a 17.00. Y esto está afectando profundamente al mercado inmobiliario. En vista de la posibilidad de elegir dónde trabajar, las personas también tendrán la opción de usar espacios especializados para tareas concretas. Esta tendencia está fomentando la oferta de nuevas combinaciones de espacios a la medida del trabajo que haya que realizar. El puesto de trabajo se está convirtiendo en algo virtual y más dinámico. El lugar en el que se realice el trabajo quedará determinado por la instalación más adecuada para realizarlo.

Como resultado, las decisiones inmobiliarias serán transacciones locales con implicaciones mundiales. Los activos inmobiliarios convencionales no se pueden adaptar a esta nueva forma de trabajar y constituyen un gasto excesivo para las empresas.

Juniper Networks está liderando la transformación del espacio de trabajo. En tanto que organización innovadora de alta tecnología, la agilidad y una estrategia inmobiliaria global son dos pilares fundamentales de la filosofía de Juniper. Gracias a una larga colaboración con Regus puede aplicar esta misma mentalidad a sus necesidades de espacio de trabajo. En vista de cómo contribuyen los espacios de trabajo flexible al éxito de las empresas, Juniper está aumentando cada año el uso de estos espacios. En este momento, casi el 50% de sus ubicaciones en todo el mundo son espacios flexibles y a la carta.

Cambio de paradigma para los trabajadores

Los trabajadores se enfrentan en la actualidad a una serie de circunstancias propias de esta nueva década. Todas las señales apuntan a que hay que funcionar de forma distinta al pasado. Las redes sociales, las comunidades virtuales, y los grupos constituidos por varias generaciones con distintas formas de trabajar, son un desafío para las empresas de hoy.

Para un jefe antes era indispensable trabajar en un entorno altamente estructurado. El trabajo dicta ahora el modo en que los empleados tienen que relacionarse, desde las formas más estructuradas hasta las más flexibles o informales. Los empleados están aprendiendo a tomar decisiones en grupo y colaborando, sin depender de una única voz autoritaria.

La agrupación física de empleados en una oficina según las funciones que realizan dará paso a otro modelo. Las personas interactuarán profesional e informalmente según lo necesiten. Las oficinas y los diseños de espacios externos tienen que acomodarse a este entorno más flexible de trabajo.

Las empresas tendrán que estar capacitadas para entender y percibir las necesidades de sus trabajadores, y necesitarán espacios adaptables para que alcancen el éxito. La creación de un modelo sostenible que concilie la vida privada y la laboral en caso de necesidad, o un lugar en el que un grupo se pueda reunir para colaborar en un proyecto, son piezas fundamentales del rompecabezas de la nueva gestión inmobiliaria.

Fecha publicación: 19.11.2010

Se respeta la licencia original del recurso.

Comentar

0

¿Quieres comentar? Regístrate o inicia sesión

Únete a Didactalia

Navega entre 94384 recursos y 240206 usuarios

Regístrate >

O conéctate a través de:

Si ya eres usuario, Inicia sesión

¿Quieres acceder a más contenidos educativos?

Regístrate Acceso usuarios
Añadir a Didactalia
ayudaDelJuego
Mapas

CARGANDO...

Ir a Mapas
Un museo virtual con más de 17.000 obras de arte

CARGANDO...

Ir a Mis Museos
Biblioteca

CARGANDO...

Ir a BNEscolar
EduBlogs

CARGANDO...

Ir a Edublogs
Odite

CARGANDO...

Ir a Odite
Con la tecnología GNOSS