Panel Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

¿Qué puedo hacer?

94419 materialEducativo

textoFiltroFicha
  • Me gusta 2
  • Visitas 703
  • Comentarios 0
  • Guardar en
  • Acciones

Acerca de este recurso...

Resumen: El Capitán Alatriste

Capitulo I. La Taberna del Turco

En este primer capítulo se nos da a conocer a Iñigo, hijo de un ex soldado que falleció recientemente. A Iñigo lo mandan a vivir como paje con el capitán Diego Alatriste, quien acaba de salir de la cárcel. Seguido, se nos cuenta como es la Taberna del Turco en la cual Alatriste se reúne con sus amigos. Se narra un en cuentro entre don Francisco de Quevedo—un poeta que no tiene la mejor de la suerte y amigo del capitán—y unos forasteros. Los forasteros cometieron el error de confundirlo con otro poeta y don Francisco indignado y borracho, está dispuesto a pelear por ello. Alatriste estaba a punto de llevar esto afuera cuando el teniente de alguacil Martin Saldaña aparece y sale a hablar con el capitán. Este le informa a Alatriste que sus servicios como espadachín a sueldo son necesitados. Saldaña no le ninguno de los detalles porque dice que su propósito es ser mensajero y prefiere no saber los detalles del trabajo encargado.

Capitulo II. Los enmascarados

Alatriste es citado a una casa situada en un barrio oscuro y que parece estar completamente abandonado, lo único visible es el farol indicando la casa en la cual Alatriste debe entrar. Ahí dos enmascarados interrogan al capitán y al otro espadachín contratado, un asesino italiano llamado Gualterio Malatesta. El enmascarado que aparenta ser el principal por sus ropas finas y lo describen como persona de calidad, les dice que no quiere que maten a ninguno de los dos ingleses y especifica que solo les dé un susto pero por ninguna razón se les debe matar. El segundo enmascarado les da las especificaciones de cómo se debe ejecutar el plan y cuando el enmascarado principal está satisfecho, este se retira. Apenas este se va, el fraile Emilio Bocanegra  aparece de una puerta escondida y este les dice lo contrario, que los dos ingleses deben morir. Este personaje es uno al cual no se debe contradecir ya que tiene mucha influencia y amenaza a Malatesta y Alatriste que de lo contrario sufrirán las consecuencias. Alatriste no recibió estas nuevas noticias muy bien a diferencia de su compañero pero al escuchar la amenaza del fraile, este decide no contradecirle.

Capitulo III. Una Pequeña Dama

Iñigo relata cómo es la rutina de vida de él y de Alatriste en la taberna. Alatriste aunque no lo demuestre se preocupa por el futuro de Iñigo y por eso el hace que Iñigo practique constantemente caligrafía. El capitán pasa sus días en la taberna con sus amigos dentro de los cuales se encuentran don Francisco Quevedo, Juan Vicuña, el Licenciado Calzas, Domine Pérez y el boticario Fadrique. Aquí se hace evidente que Iñigo pasa la mayoría de su tiempo rodeado de adultos y nos cuenta un incidente en el que Iñigo se encuentra mirando por la ventana cuando de repente un carruaje se le es imposible atravesar el barro y se detiene mientras el conductor lo arregla. Durante este suceso unas personas le comienzan a tirar bolas de barro al carruaje pero Iñigo hace que se vayan, eso hace que capte la atención de la joven, Angélica de Alcazar, por un instante y ella le sonríe y así es como Iñigo se enamora de ella.

Capitulo IV. La Emboscada

Es la noche en la cual el trabajo encargado debe ser ejecutado, y Alatriste y Malatesta se reúnen donde acordado a esperar la llegada de los señores Smith. Durante esto Alatriste se pone a pensar sobre todos los hombres que él ha matado y piensa en los tres que por alguna razón se quedaron grabados en su mente. En una espera que se hizo casi interminable aparecen los dos ingle ses, uno bastante más joven que el otro pero los dos tenían aspecto fatigado y desgastado. El más joven iba enfrente y este le advierte a su compañero a gritos mientras Malatesta se dirige a él para hacer su parte del trabajo mientras Alatriste se dirigió hacia es otro inglés. Malatesta le dio una estocada que termino hiriendo al joven dejándolo en el piso, al ver esto su compañero pidió cuartel para su compañero en vez de a el mismo cuando vio que perderían esta pelea. Alatriste sintió curiosidad acerca de esto y por eso decidió dejarlo vivir pero a Malatesta no le pareció esto e hizo un movimiento que  hubiera sido mortal para al joven de no ser que Alatriste la paro con su espada. El italiano se retiró tras advertirle de las consecuencias.

Capitulo V. Los Dos Ingleses

Alatriste regresa al lugar de lo sucedido y ve que los ingleses siguen ahí, el más joven tendido en el suelo. El mayor de los ingleses le estaba atendiendo y le hacía un torniquete al compañero que acababa de salvar. Alatriste los observa curiosos por unos minutos mientras el inglés le agradece de que los haya salvado y le pregunta que si lo puede llevar a la casa de las siete chimeneas. Alatriste se reúsa a hacer esto ya que eso puede terminar en hacer un gran escándalo y decide llevarlos a la casa de Álvaro de Marca, conde de Guadalmedina. El conde los recibe y confirma las sospechas de Alatriste, que si los hubiera matado sería un grave error y que estas personas eran importantes. Uno resulto ser el marqués de Buckingham y el más joven era el hijo y heredero del rey Jacobo de Inglaterra. El joven Carlos le agradece a Alatriste por salvarlo y dice que le debe la vida. También le dice que hará esto público y que siempre recordara al capitán como el hombre que pudo matarlo pero no quiso.

Capítulo VI. El Arte De Hacer Enemigos

Alatriste se queda a dormir en la casa de Álvaro de la Marca y a la mañana siguiente ellos tienen una reunión acerca de lo sucedido. En esto discuten acerca del matrimonio de la infanta doña María y Carlos. Este matrimonio crearía una alianza entre las dos naciones pero de haber matado al hijo del rey Jacobo en suelo español indicaría la guerra con Inglaterra. También se discutió el propósito de los enmascarados y el conde llego a la conclusión de que lo que querían impedir la boda y provocar una guerra. Alatriste le confirman que los ingleses se encuentran a salvo. Mientras esto está ocurriendo, Iñigo se encuentra con la Lerijana y fueron a ver al príncipe. En la plaza mayor se encuentran a Angélica de Alcazar y comienza a hablar con Iñigo pero cuando este menciona a Alatriste un señor que estaba adentro del carruaje se asoma y mira con odio a Alatriste.

Capitulo VII. La rua del Prado

Era Domingo y era fiesta en Madrid ya que era el día en que los dos príncipes se conocerían—El príncipe Carlos y la infanta María. Así permaneció 5 meses en Madrid decidido a hacerla su esposa. El conde le había advertido a Alatriste que debería esconderse un rato pero el no quiso hacerle caso a nadie y no quiso esconderse. Esa noche mando a que Iñigo pasara la noche en la casa de Lebrinaja con el pretexto de que tenía que hace un negocio, pero esa noche el capitán la paso en vela esperando un ataque que nunca llego. Fue durante el atardecer que el alguacil Saldaña entro junto a otros seis hombres que vinieron a arrestarlo porque le dieron una orden de que alguien quería hablar con él. Saldaña tenia ordenes de llevarlo detenido o muerto si se reusaba. Así se llevaron a Alatriste a una casa abandonada y Iñigo los siguió portando armas de Alatriste.

Capitulo VIII. El portillo de armas

Alatriste entro a la casa, al llegar a la habitación pudo ver al enmascarado que exigía que no mataran a los ingleses y también vio al fraile Emilio Bocanegra. Todo estaba completamente silencioso y un solo farol alumbraba la habitación. Interrogaron al capitán cuidadosamente con el fin de averiguar a quien le había contado sobre el trabajo encargado y a quien le había contado, principalmente preguntando cuanto sabia el conde de ellos y porque había intervenido pero el capitán se mantuvo en que era casual la intervención. Alatriste se encontraba nervioso por si un verdugo iba aparecer a matarlo. Después de cuestionarlo dejaron a Alatriste libre diciendo que el castigo vendría de Dios y no de ellos, pero al salir se encontró con Malatesta y unos rufianes que iban a matarlo. Alatriste pudo salvar su vida gracias a que Iñigo les había seguido y trajo las armas de Alatriste envueltas en su capa.

Capitulo IX. Las gradas de San Felipe

El capitán todavía se negaba de en esconderse y se mantenía saliendo a la ciudad a pesar de los días calmados que siguieron, aun así debían mantenerse atentos por si había algún ataque. Alatriste intento mandar a Iñigo devuelta a casa de su madre pero este se negó diciendo que la suerte del capitán seria también la de él. Mientras Madrid seguí se fiesta y así permanecería mientras durara el noviazgo del príncipe Carlos. Durante este capítulo Iñigo nos describe como es un día ahí, las fiestas juego y donde comenzaran los cotilleos. Después Iñigo ve a Lope por primera vez y también se encuentra con Angélica y mientras él va a acercarse a ella, dos hombres vigilan a Alatriste de lejos.

Capitulo X. El corral del príncipe

El día en que se estrena la nueva obra de Lope, Alatriste lleva a Iñigo al teatro como le había prometido. El lugar estaba totalmente lleno de gente que había pagado y podía a estar ahí y gente que se había colado a los palcos. Finalmente lograron conseguir asientos cerca de los mosqueteros pero Alatriste descubre varios sicarios que se le acercaban. La lucha se entabla y Alatriste cuenta con la ayuda de don Francisco de Quevedo, quien lo ayuda a pelear contra los cuatro sicarios. Ante el escándalo y lo sucedido, Carlos y el marques se encontraban en el palco real junto al rey, reconocieron a Alatriste. Ellos recuerdan tener una deuda de vida con Alatriste y acuden a su ayuda de inmediato.

Capitulo XI.

El sello y la carta Alatriste pasa la noche en la cárcel de la corte pero por la mañana se le lleva a ver a Conde duque de Olivares. Ahí se descubre la identidad de los dos enmascarados uno era Olivares y el otro era Luis de Alquezar. Olivares interroga a Alatriste si sabe quién le encomendó el trabajo de disponer de los viajeros ingleses (los que resultaron ser el marqués y el príncipe). Evidentemente era para saber si los reconocía, Alatriste los convenció de ser un hombre olvidadizo y que no tenía idea de quien lo había contratado. Olivares decide perdonarle la vida diciendo que él no está muerto porque merece vivir y le da una caja que en su contenido venia un anillo con el sello de Inglaterra y una carta con el mismo sello. La carta la había escrito el príncipe Carlos pidiendo los servicios de Alatriste si era posible, se le dieron las gracias por sus servicios y así Alatriste fue liberado. En el epilogo, Iñigo esperaba a que saliera Alatriste y se encontró con Malatesta. Él se encontraba esperando a que saliera Alatriste pero por razones diferentes a las de Iñigo. Malatesta entonces le dice a Iñigo que se ira en paz pero que le dé un mensaje al capitán de su parte; el mensaje consiste en que tiene un par de cuentas sin resolver y que un día se encontraran de nuevo. También le dice que el capitán le debe la vida a Iñigo, y que algún día lo volvería a ver a él también diciéndole que debería matarlo a hora que es niño, antes de que Iñigo lo mate a él; diciendo esto, Malatesta dedesvanece entre las sombras.

 

Fecha publicación: 7.2.2015

Se respeta la licencia original del recurso.

Comentar

0

¿Quieres comentar? Regístrate o inicia sesión

Únete a Didactalia

Navega entre 94419 recursos y 240277 usuarios

Regístrate >

O conéctate a través de:

Si ya eres usuario, Inicia sesión

¿Quieres acceder a más contenidos educativos?

Regístrate Acceso usuarios
Añadir a Didactalia
ayudaDelJuego
Mapas

CARGANDO...

Ir a Mapas
Un museo virtual con más de 17.000 obras de arte

CARGANDO...

Ir a Mis Museos
Biblioteca

CARGANDO...

Ir a BNEscolar
EduBlogs

CARGANDO...

Ir a Edublogs
Odite

CARGANDO...

Ir a Odite
Con la tecnología GNOSS